Ésta vez, el pesado no cayó y la ilusión que llevábamos de bandera se desmoronó, pero gracias a Rubén Magnano hay motivos para creer a futuro.

Uruguay no pudo ganar ninguno de sus dos partidos en el Preolímpico de Victoria 2020, disputado en junio y julio de 2021 a causa de la Pandemia del COVID-19. Eso dirán los números fríos y las estadísticas. Sin embargo, se ganó muchísimo.

Se ganó, ya por el simple hecho de estar ahí. De estar jugando contra Europeos después de 36 años. Se ganó porque aparecen figuras jóvenes con gran futuro y con camino. Se ganó en sentido de pertenencia. Hoy todos quieren estar, incluso quienes no son uruguayos como Zygimantas Riauka o Dominique Morrison, extranjero de Nacional que tuiteó “me encantaría unirme a la Selección Nacional de Uruguay. Alguien haga esto posible, por favor”. Es que el amor por la camiseta hasta trasciende a los que no nacieron en estas tierras, situación que también ocurre con Kiril Wachsmann, quien más allá de ser uruguayo por descendencia, nació en España y demostró ser uno más de nosotros adentro de la cancha. Porque fue la actitud y la convicción lo que nos puso en partido cuando había voces que señalaban que los dirigidos por Rubén Magnano perderían por un doble dígito abultado.

El cordobés, muchas veces blanco de críticas por algunas decisiones, ha sido también el gran hacedor de que Uruguay tenga un cambio de mentalidad. Las victorias previo a su llegada en Olavarría y en el Palacio Peñarol ante una potencia de la zona como México, sentaron las bases. Triunfos muy festejados. Cierto es también que se le ganó a Puerto Rico en Montevideo en un partido inolvidable. Cerca contra Estados Unidos en condición de local y a nada en la isla caribeña, ya con Magnano en la banca y a centímetros de la clasificación. La ilusión china, se disipaba.

Con buen tino, la FUBB decidió continuar el proceso iniciado con el campeón olímpico en Atenas 2004 y quien también encaminó las bases de la selección brasileña.

Las situaciones son incomparables y la materia prima también.

Sin embargo, el rendimiento en este Preolímpico y los jóvenes que van apareciendo, marcan que habrá que reinventarse, pero también, que hay motivos para creer.

julio 3, 2021

Llenos de magia

[…]
marzo 30, 2021

Entre los mejores

[…]