Fuera de los planes de todos, Raúl Morales saltó de la banca y fue importante en el triunfo de Verdirrojo. Tras el partido y entre lágrimas, conversó con Básquetbol con Pasión en una nota muy especial.

“Hoy es el cumpleaños de mi abuelo, que fue quien me hizo hincha de Verdirrojo. Vivo a media cuadra del club, no me hablo con mi padre, pero ellos iban a la cantina del club y estarían cantando por mí. Estoy peleado con mi viejo y mi abuelo está en el cielo, pero es por ellos. Tengo Verdirrojo tatuado, significa mucho para mí”, comenzó explicando sensiblemente emocionado.

Además, expresó: “Muchas veces estuve en la tribuna colgado. En los últimos años hice el clic de que puedo ser jugador, me lo gané y estoy acá. Verdirrojo es una casa, una familia”.

Raúl continuó hablando sobre el partido, pero también sobre el equipo y la institución, con la participación de su primo, Mauro, quien es uno de los asistentes técnicos del equipo del Cerro.

agosto 6, 2021

“Verdirrojo es una casa, una familia”

[…]