Previo a viajar a Manaos para jugar ante Brasil, Oscar Wáshington Tabárez habló en conferencia de prensa.

El entrenador de la selección nacional comenzó detallando su idea de juego en los últimos encuentros: “La idea, como en el partido contra Colombia, es tratar de tener un equilibrio en defensa y en ataque. Recuperar la pelota cuando la tiene el rival, hacer un gasto para eso, y después, poner la pelota adelante, acercarnos al área. Eso con un juego que no pierda tiempo, que sea simple, sencillo, abriendo los espacios, entrando por laterales. No se concretó el gol y eso se paga, en no poder ganar, y a veces en perder. Cuando hay tanta posibilidad de gol y no se convierte, entra la desazón, enfrentamos a un gran equipo que capitaliza los errores rivales en goles.

Posteriormente puntualizó sobre la aparición de nuevos futbolistas y lo que afecta el hecho de no tener competencias de juveniles: “En 15 años han pasado varias generaciones de jugadores, se han terminado las competencias de juveniles y ese trayecto que estaba afinado, que por diferentes motivos no se pudo ver en los primeros cuatro o cinco años del proceso. Se fueron concretando cosas a partir de 2016, 2017. La generación Sub 20 anterior no pudo competir. Causa una sensación agradable que haya jugadores que han estado incluso antes de que empezaramos nosotros en el 2006 como Godín. Es el capitán y tiene idea de muchas cosas que se hacen en el campo. También ha habido otros de otra época que tienen un número que no es frecuente, es solo para elegidos. Lo que hemos hecho en los mundiales, tiene que aunarse a la aparición de futbolistas jóvenes.

Luego, insistió sobre el tema y avisoró que debe ampliarse el caudal de futbolistas seleccionables: “Es fundamental lo de los jugadores jovenes, al primer partido se le da mucho significado. Nosotros tenemos que ampliar el número de futbolistas, tenemos que tener un equipo no solamente lógico competitivo, sino tener un equipo competitivo y que se pueda discutir mucho ‘¿por qué no pone a este?, ¿por qué no pone al otro? depende mucho del empuje generacional que nosotros no lo determinamos. Nosotros estamos al final de un trayecto en este sentido, pero tenemos toda la ilusión de qué esto continúe.

Siguiendo con su alocución, fue tajante en desmentir el rótulo de limitador del rival: “Hay que enfrentar a equipos poderosos por diferentes circunstancias, que tienen grandes jugadores, otra cantidad de población y hay que limitarlos, limitarlos quiere decir marcar, defender. Tengo mis posturas, voy a seguir así en el poco tiempo que ya me queda. Y lo poco que pude haber hecho en el fútbol lo hice con bases teóricas muy importantes, estudiando, atendiendo a lo que hacen los grandes entrenadores. Ponerme la etiqueta de limitador del rival es tendencioso.

Sobre el cierre, y ante el análisis de Salimo’ sobre los últimos dos cotejos del rival que viene por delante, Brasil, el Maestro comentó sobre la actualidad del equipo dirigido por Tite: “De repente no fue el Brasil apabullante que vimos. Los primeros puntos que perdió fueron contra Colombia. En el partido con Venezuela cometieron un error en el gol y después lo solucionaron. Contra Colombia se encontraron con Ospina que está en un nivel brillante. Aparte del gol venezolano le han hecho dos goles más, tres goles. No vamos a apoyar las esperanzas en que Brasil está mal, porque no lo creo, pero sí vamos a prepararnos dentro de lo que se puede en estas condiciones, para enfrentar a un Brasil que de lo mejor de ellos, después si es menos, mejor para nosotros, pero que no nos encuentre descuidados. Esa es la propuesta, se trabaja para eso, a veces se consigue y a veces no. Jugamos nosotros y juega el rival. El fútbol es complejo y complicado. Complejo porque los factores de rendimiento son muchísimos, de dentro y fuera de la cancha, los aspectos técnicos, físicos y psicológicos. Y además de complejo es complicado, porque así son las relaciones entre esos factores. No es para cualquiera el fútbol, ni siquiera para entrenadores modestos como me considero yo, para nosotros es más dificultoso todavía, pero aún para los grandes entrenadores, para los grandes planificadores. Para los periodistas, la interpretación del fútbol no es tan sencilla, tienen que considerarla difícil y procurar interpretarla bien. Siempre miro los partidos del equipo que vamos a enfrentar. Tengo un concepto de lo que intenta, como sale, desde dónde inicia los ataques y nosotros tenemos que adaptarnos a eso, porque no todos los equipos son iguales. Coincido con el periodista que no vi cosas del Brasil que se ven habitualmente, aún así, creo que del punto de vista defensivo es el mejor equipo de la eliminatoria por lejos.