Las Finales entre Celtics y Warriors ya están a la vuelta de la esquina, por eso en Salimo’ te traemos todo lo que tenes que saber entre los contendientes a levantar el Larry O’Brein.

nba-finals

La temporada número 75 de la NBA está llegando a su fin. Warriors y Celtics se enfrentarán esta noche en el primer duelo de unas finales que prometen ser apasionantes y en las que cada franquicia intentará hacer lo posible para sumar un nuevo banner en su estadio. La dinastía de San Francisco (sexta final en los últimos ocho años) se enfrenta ante la historia de una de las franquicias más ganadoras de la NBA que tiene porcentajes de efectividad altísimos en finales pero que a día de hoy, no cuenta con ningún jugador en su plantilla que haya portado un anillo de campeón.

Stephen Curry vs Jayson Tatum, Jaylen Brown vs Klay Thompson. El ocho veces campeón, Steve Kerr (cinco como jugador y tres como entrenador) se enfrentará a la gran revelación, Ime Udoka, que dice presente en estas finales en su primer año como entrenador en jefe.

A continuación, te traemos al detalle todo lo que tenes que saber de esta gran final más el imperdible análisis bajo la lupa de Santi Silvestre.

Una final con historia

Junto a los New York Knicks, Warriors y Celtics son las únicas franquicias que han estado desde el inicio, 75 años atrás en la NBA. Desde entonces, solo hay un antecedente entre estos dos equipos en una final, y fue en el año 1964. Fue victoria para los de verde que conquistaron su sexto anillo consecutivo al liquidar la serie por 4 a 1. Figuras de la talla de Bill Russell y John Havlicek se encontraban en el equipo del gran Red Auerbach, mientras que en los dirigidos por Alex Hannum un tal Wilt Chamberlain era la estrella del equipo.

Golden State Warriors participará de su sexta final en los últimos ocho años, todas al mando de Steve Kerr, logrando alzar el trofeo en tres ocasiones (2015-2017-2018). Previamente la franquicia disputó cinco finales, triunfando en los años 1947 y 1956 (como Philadelphia Warriors) y en 1975 (como Golden State). Como San Francisco Warriors perdió las dos únicas finales que jugó (en 1967 ante 76ers y la ya mencionada final ante los Celtics en 1964). Rick Barry (75), Andre Iguodala (14) y Kevin Durant (17,18) son los únicos jugadores que han ganado el trofeo finals MVP representando a la franquicia.

Boston Celtics logró su primer pasaje a las finales desde el año 2010, en las que vio la derrota ante su máximo rival, Los Ángeles Lakers, en siete juegos. La franquicia (junto a los Lakers) más ganadora de la NBA con 17 títulos, participará por tercera vez de las finales en este siglo y buscará volver a ser el equipo más ganador en solitario de toda la NBA. El último campeonato obtenido por la franquicia de Massachusetts fue en el año 2008 tras vencer 4-2 a los Lakers. Los Celtas tienen un gran porcentaje de victorias en finales; solamente perdieron 4 de las 21 finales que disputaron (tres ante los Lakers y una ante Sth Louis Hawks). John Havlicek (74), Jo Jo White (76), Cedric Maxwell (81), Larry Bird (84,86) y Paul Pierce (08) son los únicos jugadores que han ganado el trofeo finals MVP representando a la franquicia.

El camino a las finales

Golden State Warriors finalizó la temporada regular con un récord de 53 victorias y 29 derrotas, ubicándose en la tercera posición del Oeste por detrás de Phoenix Suns y Memphis Grizzlies. Como local acumuló 31 victorias y sólo 10 derrotas mientras que de visitante obtuvo un récord de 22 victorias y 19 derrotas. Los de San Francisco comenzaron los playoffs ante los Nuggets de Jokic a los que derrotaron sin problemas y sentenciaron la serie 4-1. En semifinales de conferencia derrotó (más ajustado de lo esperado) 4-2 a unos diezmados Memphis Grizzlies que no contaron con Ja Morant para los últimos juegos por lesión. Sin pestañear, vencieron a Dallas Mavericks 4-1 para llegar con descanso a las finales. Stephen Curry se convirtió en el primer jugador en ganar el  trofeo Magic Johnson, un nuevo premio que se le entrega al mejor jugador de las finales de conferencia Oeste. 

Boston Celtics por su parte, después de un flojo arranque de temporada en el que finalizó el 2021 con un récord de 17-19, el equipo de Udoka se fue aceitando y en un asombroso sprint final logró escalar a la segunda posición del Este consiguiendo 51 victorias y 31 derrotas por detrás del Heat. No perdieron tres partidos seguidos en todo lo que va del 2022. En estos playoffs lograron su “Revenge Tour” al vencer a los últimos tres equipos que lo habían eliminado en ediciones anteriores; barrieron por paliza a los Nets en primera ronda, sacaron del terreno al campeón, eliminaron a los Bucks en siete juegos para después derrotar al Heat en una apasionante final de conferencia que también se estiró hasta el séptimo juego. Jayson Tatum se convirtió en el primer jugador en ganar el trofeo Larry Bird, un nuevo premio que se le entrega al mejor jugador de las finales de conferencia Este.

¿Lo Sabías? Golden State y Boston son los equipos que tuvieron mejor rating defensivo en la temporada (106.9), y los que tienen una peor efectividad de puntos de campo del rival (50,2% vs BOS y 50,9% vs GSW).

Se enfrentaron en dos ocasiones esta temporada con victorias visitantes (una para cada lado). El 17 de diciembre del pasado año, Golden State venció en cifras de 111 a 107 (30 pts – Curry), mientras que el último antecedente es del 16 de marzo; cuando Boston derrotó cómodamente por 110 a 88 (26 pts – Tatum).

El Análisis de Santi Silvestre

Como todo deporte de bien llegan a las finales los dos mejores equipos de cada conferencia. Golden State arrasó la primera mitad de temporada antes de que las lesiones le pasen factura, mientras que los Celtics son, por escandalo, el mejor equipo del 2022. Son dos verdaderos pesos pesados con una abanico de argumentos extensos para llevarse el trofeo.

Hay dos facetas claras; Ambos equipos cuentan con gran poderío estelar y capacidad de convertir tiros alucinantes; Steph Curry, Jayson Tatum, Klay Thompson, y Jaylen Brown serán un espectáculo de ver. Los cuatro tendrán actuaciones para el recuerdo, y doblegarán las defensas con sus repertorios ofensivos. Pero el verdadero diferencial de la serie estará en las defensas. El 1 y 2 en Rating Defensivo durante la temporada, con el Defensivo del Año reinante en Marcus Smart, y una de las mentes defensivas más brillantes de la década en Draymond Green. Y eso sin mencionar a los actores de reparto que cambian series con su impacto defensivo como Al Horford, Robert Williams III, Andrew Wiggins, entre otros.

Boston necesitará de Tatum y Brown más que nunca, por lo que podremos ver a Udoka intentar que su dúo estelar “pongan la mesa” desde temprano y establezcan el tono del partido. Para ello será necesario que Boston no se olvide de sus raíces y abandonen el baloncesto colectivo que tantos resultados les ha dado. Brown necesitará su faceta de habilitador más que nunca. Se lo ha visto dubitativo cuando tiene que tomar decisiones que no sean puramente “lanzar”. Esos desfases tendrán que desaparecer, porque los Warriors son, 100% el mejor equipo ofensivo que han enfrentado.

Por otra parte, el rebote será clave para ambos equipos; Golden State tiene la etiqueta de gran equipo rebotero a pesar de su relativo “pequeño tamaño”, mientras que Boston no ha sufrido problemas en las tablas, pero han existido momentos de muchas interrogantes, especialmente ante equipos agresivos. Aquí entra la primera variable; Robert Williams III. El mejor defensor de los Celtics debe estar en cancha el mayor tiempo posible para eliminar la pintura y luchar rebotes. Pero al mismo tiempo se ha convertido en un lastre ofensivo que conglomera la pintura y quita opciones.

¿Quién controla el ritmo?

Boston tuvo la ventaja de jugar contra dos equipos muy subóptimos ofensivamente, que no tenían un plan claro, u que tenía fallos graves de ejecución. Eso le permitió a los Celtics manejar el timing de juego. Los Warriors son un equipo que brillan en todas las facetas, pero su preferencia siempre fue el up tempo, jugar rápido y en transición. Celtics tiene que llevar la serie al lodo, enlentecer el juego, quitar chances de transición, y volver a ser físicos como el resto de los Playoffs. Los Warriors deben cuidarse de las faltas, especialmente en una rotación interior tan disminuida (Ay Wiseman…)

La venganza de los utileros

La profundidad siempre es importante, hasta que llegan los Playoffs y sólo los siete u ocho jugadores más aptos pisan la cancha. Golden State está en miras de recuperar dos piezas muy importantes de la rotación; Gary Payton II y Otto Porter Jr. Contando a ambos jugadores, los Warriors tiene ocho o nueve piezas utilizables, y eso sin contar a Bjelica o Kuminga. Por su parte, los Celtics hace rato tiene sus ocho de confianza, aunque Payton Pritchard tendrá problemas para mantenerse en el campo ante el constante movimiento de Golden State. Udoka necesita de sus hombres no-estelares que continúen haciendo lo mismo que hasta ahora, ser consistentes, proveer un gran plus defensivo, y funcionar como válvula de desahogo cuando las cosas no le salen del todo bien a Tatum y Brown.
Por otro lado creo que es una serie espectacular para Wiggins y Looney, pero eso más adelante.

Estas finales de la NBA prometen ser muy apasionantes, con un favoritismo previo para los Warriors, pero teniendo enfrente a un durísimo equipo como los Celtics.

Los Warriors han sido el mejor equipo ofensivo de estos playoffs, con un estilo muy vistoso de circulación de balón, buena ocupación de espacios y juego en transición. Para dichas cualidades posee protagonistas de lujo como Curry, Thompson o Jordan Poole,

En este sentido, habrá que ver que plantea Udoka para frenar dicho poderío, ya que los Warriors juegan mucho desde salida de indirectas, con tiradores que todo el tiempo están corriendo para encontrarse con el balón.

Los cambios en los bloqueos, tanto con o sin pelota parecen ser un arma fundamental y muy utilizado por los Celtics, que además poseen un bloque defensivo muy consistente, con pocos jugadores que den ventajas en el apartado defensivo.

Por su parte, los Celtics tienen en sus aleros sus principales figuras ofensivas: Tatum y Brown. Jugadores de muy buena talla y muchas variantes ofensivas, jugando desde situaciones de bloqueos directos o aclarados, para intentar conseguir ventajas en ciertos emparejamientos.

Ahí está el punto que los Warriors deberán cuidar, pero no será nuevo para ellos, ya que estratégicamente frente a los Mavs de Luka Doncic plantaron una defensa zonal 1-2-2 muy exitosa, intentando esconder a Curry, para no exponerlo al desgaste que pueda generar un emparejamiento frente a un jugador más grande y más fuerte.

El factor X de la serie final del Oeste fue Andrew Wiggins, que seguramente tome la referencia de Tatum, pero va a requerir de un sistema colectivo de ayudas que funcione tan bien como lo hizo frente a Dallas.

En cuanto a la extensión de plantel, parece tener mayor amplitud los Warriors, logrando Kerr, a pesar de las lesiones (Payton, Iguodala, Porter Jr.), darles minutos importantes a sus jugadores de la banca.

Una ventaja que aparentan tener los Celtics previo a la serie es en el juego interior. La dupla Robert Williams-Al Horford se ha convertido en fundamental para el equipo de Udoka y desde las continuaciones de Williams pueden lastimar a unos Warrios que a veces optan por un formato pequeño con Draymond Green como interior. Así como pueden ser una ventaja ofensiva atacando el aro y más allá de ser Robert Williams un excelente protector de aro, habrá que ver como se involucran estos jugadores defensivamente en la defensa de los bloqueos.

La serie promete ser apasionante, teniendo ambos características que pueden lastimar a su contrincante de turno y la batalla técnico-táctica será para el disfrute de quienes gozamos del buen básquet. Solo resta esperar que la pelota vaya al aire y que nos atrape la magia de la NBA.

Claves tácticas

Para ser simplistas, las claves tácticas comienzan con los emparejamientos defensivos.
Vamos con lo que estimo que serán las asignaciones individuales, al menos, de arranque.

Boston Celtics:

M.Smart con Steph Curry
J.Brown con Klay Thompson
Al Horford con Andrew Wiggins
J.Tatum con Draymond Green
R.Williams con Kevon Looney

Antes de que me digan loco; La jugada más utilizada por los Warriors es el PnR entre Draymond y Steph. A Curry no se le puede jugar drop ni hacer trap en los picks porque GS promedia más de 1.5 puntos por posesión en estas situaciones. Por ende, el switch es la opción más viable que tiene Boston para neutralizar este movimiento. Si Horford toma a Green quedaría muy expuesto. Sin embargo Tatum con Green te da libertad de cambiar y vivir para contarlo.

El cambio defensivo es la base de la estructura Udoka. Es de los equipos que más lo hacen tanto en cortinas directas como indirctas. Aquí me preocupa la presencia de Robert Williams III con Looney, quien está en constante movimiento por las alas intentando liberar a Curry o Thompson.

Frenar a Curry no es tarea fácil, es más, ni siquiera el propio Udoka está pensando cómo frenarlo, sino como enlentecer su juego y prever que genere para el resto. Giannis Antetokounmpo lanzó pésimo de campo y no superó los 30 puntos en el primer juego de su serie ante Boston, pero ganaron porque generó cada vez que lo doblaban. Aquí entró el Udokajuste; Boston no volvió a doblar en toda la serie (sistemáticamente) y Antetokounmpo comenzó a hacer de a 40, pero la ofensiva de Bucks murió porque no tenía aportes del resto. Salvando las distancias, contra Golden State debe haber un plan similar. Forzar a Curry a su mano izquierda, mantenerlo siempre de frente, y reducir sus posesiones donde finaliza con bomba o cerca de la pintura. Prever que genere juego desde un punto de vista del proceso es clave.

Golden State Warriors

S.Curry con Smart
K.Thompson con Jaylen Brown
A.Wiggins con Jayson Tatum
D.Green con Al Horford
K. Looney con Robert Williams III

Sin muchas sorpresas; Golden State no tiene ninguna pesadilla de matchups iniciales, y entre el 2 y el 4 tienen versatilidad para cambiar libremente. Algo que me gustaría ver es Draymond Green con Marcus Smart. Esto le servirá a los Warriors para frenar las penetraciones de Smart que tanto han generado en las últimas semanas. Sus descargas hacia las alas le han dado vida a la ofensiva bostoniana. Aparte, Green con Smart protege a los Warriors de cualquier cortina chico-chico transformando estas situaciones en un cambio automático. Esto te deja a Curry con Jaylen Brown, pero si soy Steve Kerr me gustarían esas chances. Mismo caso puede ser Draymond Green con Jaylen Brown para estancar la circulación de balón, pero ya entra en juego una apuesta donde pueden venir los problemas de faltas, etc.

Golden State le dará a los Celtics otra dosis de drop, con algún cambio tardío dependiendo del emparejamiento. El objetivo 1 contra estos Celtics es sacarlos de la pintura, son de los equipos con más efectividad en la pintura. Bucks tuvo su éxito con el drop, Miami también. Pero cuánto puede Boston sostener juegos con Grant WIlliams encestando siete triples con más de cincuenta de efectividad, o Al Horford sin fallar.

Con Tatum no hay receta, ya está en ese nivel donde no hay algo que lo detenga. Pero algunos equipos han demostrado éxito con la doble marca o con un step largo para sacarlo del eje de ataque y obligarlo a desprenderse de la pelota. El drop con Tatum no funciona, ya que se demostró capaz de atacarlo, aún con el salto de calidad en su visión de campo.

Factor X

Golden State Warriors: ¿Seguimos en la etapa donde Jordan Poole es un factor X o ya lo superamos?. Permiso, Jordan Poole es el factor que puede cambiar un partido por sí solo, y por ende, puede definir un título. Boston no ha enfrentado un backcourt del talento de Curry y Thompson, y si por ahí aparece la tercera espada, GS festejará en tres semanas. Si quieren bajar otro escalón, Gary Payton II y su defensa puede ser determinante para darle aún más versatilidad a Kerr.

Boston Celtics: Al Horford NECESITA estar más involucrado en ataque para que Boston fluya. Si su defensa, sea Green, Wiggins, o Looney puede olvidarse de él y jugar como hombre libre, Boston está en problemas. Roll corto, media distancia, cortes, toques en el poste. Udoka debe encontrar la manera de darle el balón a Horford y hacer que la defensa reaccione. Funcionó con Milwaukee.

Pronosticamo'

  • Manuel Añon: Golden State Warriors 4-2 Boston Celtics
  • Juan Baracco: Golden State Warriors 4-2 Boston Celtics
  • Gonzalo De León: Golden State Warriors 4-1 Boston Celtics
  • Alfredo García: Boston Celtics 4-3 Golden State Warriors
  • Rodrigo Hernández: Golden State Warriors 4-2 Boston Celtics
  • Juan Holfman: Boston Celtics 4-3 Golden State Warriors
  • Federico Klein: Boston Celtics 4-3 Golden State Warriors
  • Santiago Pereira: Boston Celtics 4-1 Golden State Warriors
  • Jorge Romano: Golden State Warriors 4-2 Boston Celtics
  • Santiago Silvestre: Golden State Warriors 4-2 Boston Celtics
  • Matías Varela: Boston Celtics 4-2 Golden State Warriors
junio 2, 2022

Celtics – Warriors: La previa

[…]