Desde Stockolmo a la Curva de Maroñas, su trabajo lo llevó a un tempranero debut en el club que lo formó y a ser citado a la Selección Sub 20. En un nuevo Hay Futuro, un lateral que comienza a despegar, Mateo Ponte.

El joven de 17 años comenzó contando sus comienzos en el fútbol: “Fueron a los 4 años en el club Stockolmo, en el Prado. Al principio mi hermano Santiago era el que iba a las prácticas del club y yo sólo iba a acompañar a mi madre, ya que éramos sólo nosotros tres en la familia. El técnico vio que iba todos los días, pero me quedaba afuera, hasta que un día me preguntaron si quería jugar. Mi respuesta fue que no, pasaron los días y se ve que de tanto ir a la cancha a ver las prácticas de mi hermano me terminó gustando, por lo cual me decidí a arrancar a entrenar”.

“Mi llegada a Danubio fue algo extraña, porque estaba jugando en Stockolmo y un día se me acerca un captador de Peñarol, que me ofreció ir allí y accedí. Hice dos años de escuelita en Peñarol, no me tenían mucho en cuenta y un amigo que hice en ese entonces, con quien me llevaba muy bien, se fue a Danubio. Mi madre, que tenía buena relación con los padres, les preguntó con quien había que hablar para irme a probar a Danubio. Ahí habló con Jorge González, arranqué un año de escuelita y todas las formativas” comentaba sobre su arribó al equipo franjeado.

Sobre el momento de hacer un click para tomar al fútbol como su futuro explicó: “En realidad nunca traté al fútbol como un oficio, yo entreno serio y con responsabilidad, pero nunca en las formativas lo tomé como un trabajo. Al pasar el tiempo y ver que todo pasaba muy rápido se me iba pasando por la cabeza ya tomarlo como un oficio al fútbol”.

“Mi proceso en formativas fue la base de todo esto, en la que uno se prepara para año a año encarar la siguiente divisional con más ilusiones” agregaba sobre su etapa en las formativas de Danubio.

A la hora de hablar de en quiénes se espeja y su estilo de juego, expresó: “Siempre me gustó Dani Alves, que para mi es uno de los mejores laterales derechos del mundo, pero más cerca también tenia un referente que es José Luis Rodríguez. Desde chico era como mi ídolo ya que jugaba en la misma posición que yo y en el mismo club, ahora al tenerlo de compañero puedo aprender mucho más de sus características de juego”.

Mateo también habló sobre los estudios y conciliar sus horarios con el fútbol: “Por el momento estoy haciendo inglés particular que ya venía haciendo del año pasado y estoy resolviendo el tema del liceo, ya que los entrenamientos no son sólo de mañana, a veces son de tarde también. Estoy manejando la opción de ir al liceo nocturno”.

En una visión muy madura, también habló acerca de sus entrenadores referentes: Soy una persona que por más que el técnico sea bueno o malo, siempre encuentro algo para aprender de cada uno. El técnico que más me marcó fue Adrián Viera, es un gran entrenador y una mejor persona, que hace que las cosas le lleguen siempre al jugador para aprender. Me refiero a que sabe cómo tratar a los jugadores y hasta el día de hoy a veces me lo cruzo y soy como un hijo para él”.

“Yo me describo como un jugador rápido. En formativas mi gran virtud era que tenía un buen desdoble por el lateral y hacía bastante daño cuando llegaba al fondo, pero no tenía mucha marca. Hoy en día al estar en primera me siento un jugador de mucha marca pero con poca subida, creo que eso lo voy a ir ganando con el tiempo y la confianza, ya que tengo pocos partidos en primera” comentaba Mateo a la hora de hablar de sus características en la cancha.

El lateral tiene claros sus objetivos a corto y largo plazo: “Mi único objetivo en el día a día, por ahora, es entrenar para estar cada fin de semana en el once titular y poder aportar para salir de esta situación en la que estamos en Danubio. A largo plazo, sería jugar en la Selección mayor y dar un salto a otro país”.

El joven danubiano fue citado a la Pre-Selección Sub 20 y sobre esto dijo:“Me siento muy contento de estar en una Selección, ya que nunca estuve en ninguna, me veo preparado y dispuesto para aprender cada día que me toca ir al Complejo Celeste a entrenar, a escuchar a los entrenadores y disfrutar de tener compañeros que son figuras en sus equipos”.

“Mi debut en primera fue lo mejor que me ha tocado vivir hasta ahora. Las horas previas al partido sentía muchos nervios, siento que era normal, ya que ser un pibe de 17 años y estar debutando en primera con Danubio era una responsabilidad. Mis compañeros siempre me dieron la tranquilidad de que ellos me iban a estar respaldando y también tenía el apoyo de Leo (Ramos). Por suerte, pudimos ganar y siento que hice un partido correcto” nos contaba sobre su debut ante River Plate en el Saroldi y las horas previas al mismo.

Tras su excelente debut, se lo destacó mucho y Mateo sintió un gusto especial: “La verdad que cada vez que se hablaba de mí se me erizaba la piel, porque los ojos el día del partido estaban en Danubio por cómo está su situación y luego del partido ver gente que me escribía felicitándome, ver la repetición del partido, escuchar los comentarios era una sensación muy linda”.

Para finalizar, contó su mayor deseo en el fútbol: Mi sueño es jugar en la Selección mayor y yo digo que se puede, hay que proponérselo y trabajar muy duro”.

marzo 5, 2021

Hay Futuro: Mateo Ponte

[…]