Un día como hoy pero 71 años atrás, sucedía la mayor epopeya del fútbol mundial. Uruguay se consagraba campeón en Maracaná, ganando su segundo Mundial de fútbol.

El 16 de julio de 1950 se jugó la final del Mundial de dicho año con sede en Brasil, donde la celeste se coronó nuevamente como el mejor del mundo por cuarta vez en su historia.

La FIFA, a partir de 1930, se encargaba de organizar un torneo mundial de selecciones cada cuatro años a fin de consagrar al mejor del mundo. En ese entonces, por razones económicas y/o políticas, solamente participaban representativos de América y Europa, que además eran las que mayormente estaban afiliadas al máximo organismo del fútbol mundial. A su vez, esa participación era por afinidad entre dirigentes y políticos y no por méritos deportivos, ya que no había ni eliminatorias ni otras formas de acceder a la cita mundialista.

La  Segunda Guerra Mundial provocó la suspensión del Mundial de 1942, para la que habían presentado candidatura los países de Alemania, Argentina y Brasil. Cuando la guerra terminó en 1945, la FIFA quería volver a disputar un mundial tan pronto como fuera posible. La principal candidata para hacerlo era Suiza, y se jugaría en 1949, pero esta propuesta no era viable ya que no tenía estadios suficientes para un evento internacional.

Entonces Brasil se candidateó nuevamente y su presidente Getúlio Vargas, contó con el apoyo de Juan Domingo Perón de Argentina. Además, propuso que se jugase en 1950 para que hubiera mayor cantidad de participantes. El 25 de julio de 1946, la FIFA confirmó a Brasil para la edición de 1950, ya que la idea era rotar de continente y era el turno de América. También se resolvió que el trofeo fuese llamado Jules Rimet en homenaje a sus 25 años de presidencia, y que formen nuevamente parte de la FIFA las cuatro federaciones del Reino Unido.

El futbol uruguayo, desde antes y después del inicio del profesionalismo en 1932, tuvo múltiples penurias y problemas, en lo que en beneficios sociales y contratos de jugadores se refiere, lo que repercutía en los entrenamientos y en la confección de los planteles de la selección, tal como sucedió previo al Sudamericano de 1947 en Guayaquil, Ecuador.

En 1946 se funda la Mutual Uruguaya de Footballers Profesionales (MUFP), pero no fue reconocida por los dirigentes clubistas. En una nueva asamblea, celebrada el 14 de octubre de 1948, se votó por unanimidad ir a la huelga. Los principales del movimiento eran Enrique Castro, presidente de la Mutual y jugador de Nacional, y Obdulio Varela de Peñarol. Para el siguiente fin de semana, la AUF fijó la fecha del Campeonato Uruguayo, pero no se llevó a cabo. Es más, el torneo nunca terminó de disputarse. Esto complicó la preparación y peligró la participación en el Sudamericano de Brasil de 1949, que era un preludio del mundial.

A comienzos de 1949 se disputó un Sudamericano en Brasil. La AUF mandó entonces un equipo juvenil, sin jugadores de relevancia, que estaban de huelga. El único jugador que estuvo en el Sudamericano y en el Mundial fue Matías González; así las cosas, Uruguay culminó en la sexta ubicación y perdió con Brasil 5 a 1. Brasil fue el campeón, pero perdió frente a Paraguay, lo que mostraba que no era invencible ni un gran equipo.  La huelga de jugadores uruguayos culminó ese mismo año.

Ya en 1950, previo al Mundial, se disputaron tres partidos amistosos por la Copa Rio Branco entre Uruguay y Brasil durante el mes de mayo y todos en Brasil, con dos victorias para los norteños y una para los charrúas. Otra vez, quedaba en evidencia que se les podía ganar.

Entre las ausencias de selecciones de Alemania y Japón por su papel en la guerra, Argentina que mantenía diferencias con la federación brasileña y la baja por motivos económicos de Ecuador y Perú, permitieron la participación de Uruguay en el Mundial y en total fueron trece las selecciones participantes del evento: siete de América y seis de Europa. Fueron divididas en dos grupo de cuatro, uno de tres y uno de dos (el de Uruguay) porque se retiraron otras selecciones invitadas antes del inicio y por única vez en la historia no se disputaría una final propiamente dicha, sino un cuadrangular todos contra todos formado por los ganadores de cada grupo. Se disputaría en ciudades como San Pablo, Rio de Janeiro, entre otras, destacando su reciente estadio construido llamado Maracaná.

Así las cosas, Uruguay jugó su único partido de fase de grupos ante Bolivia, el 2 de julio en el Estadio Independencia de Belo Horizonte, aplastándolo por 8 a 0. Los goles fueron marcados por Óscar Míguez (el goleador uruguayo en la historia de los mundiales) en tres oportunidades, Juan Schiaffino en dos ocasiones, Alcides Ghiggia, Julio Pérez y Ernesto Vidal. Cabe destacar, que la base de la selección era el de la famosa “Máquina del 49” de Peñarol. Con este resultado, Uruguay clasificaba al cuadrangular final. Los otros participantes de la fase definitoria fueron España, ganador del grupo 2 (Inglaterra, Chile y Estados Unidos), Suecia como ganador del grupo 3 (Italia y Paraguay), y por supuesto, Brasil como ganador del grupo 1 (Yugoslavia, Suiza y México).

Las tres fechas de la fase final se jugaron los días 9, 13 y 16 de julio en los estadios de Maracaná en Rio y Pacaembú en San Pablo. En las dos primeras, Brasil realizó una muestra de buen juego al ganarle a Suecia (7–1) y a España (6–1), convirtiendo 13 goles en dos partidos. Uruguay disputó sus dos primeros compromisos en San Pablo. En el primero, el 9 de julio, Uruguay logró un empate contra España, faltando 15 minutos para el final en dos tantos por bando, abriendo Ghiggia el marcador y empatando Obdulio Varela con un tiro desde cerca de la mitad de la cancha. Luego, el 13 de julio, un trabajado y dificultoso triunfo sobre Suecia por 3 a 2, también después de estar detrás 1-2, con goles Ghiggia y los otros dos para el empate y triunfo de Óscar Míguez, los dos cerca del final del match. Uruguay había presentado un juego más bien defensivo, de mucha marca y con bastante faltas cometidas así como también recibidas.

Se llegaba así al 16 de julio, última etapa del cuadrangular. Suecia y España, sin chances de campeonato, donde España derrota a Suecia y culmina en la tercera posición. Brasil, llega primero a la instancia, con cuatro puntos y se enfrentaba a Uruguay con tres puntos. Por lo tanto, el empate le otorgaba el título a los locales. Uruguay debía ganar sí o sí para campeonar.

La localía, los resultados de los partidos previos y el fervor típico de los brasileños le otorgaban claro favoritismo a la selección de Brasil. Los diarios tenían portadas y titulares que decían “Brasil campeón del mundo” o “ La copa será nuestra”. Carrozas de samba preparadas con leyendas similares, y hasta en el mismo estadio Maracaná habían carteles con enunciados parecidos. En este contexto, los dirigentes uruguayos pedían a sus jugadores “una derrota digna” y decían que “ya cumplieron“ temiendo una derrota por goleada, a lo que la respuesta del capitán Obdulio Varela fue “cumplimos solo si se gana”. Lo mismo que los dirigentes, había pedido el DT uruguayo, Juan López. En el túnel, antes de salir al campo de juego, escuchando el estruendo que venía de las tribunas, Obdulio antes sus compañeros, pronuncio la frase “los de afuera son de palo”. 200000 espectadores verían pronto una hazaña.

El partido comenzó con dominio brasileño, con algunas ocasiones de gol que fueron salvadas por el arquero Roque Máspoli, aparte de la habitual presión de los delanteros de Brasil sobre la zaga uruguaya. Sin embargo, Brasil no fue tan punzante ni efectivo como en partidos anteriores, por lo que la primera parte culminó 0 a 0. Al iniciarse el segundo tiempo, rápidamente en jugada dudosa sobre los 3′, Friaça pone el 1 a 0. Si bien el público estaba contento, no querían ni empatar ni ganar por pocos goles, y esa presión se transmitió en el juego de Brasil, que se tornó impreciso y por momentos se replegaba, facilitando contragolpes y ataque de los celestes. Tal es así, que a los 22´ surge un desborde de Ghiggia, se escapa de Bigode y pone el centro rastrero hacia atrás al medio del área para que Schiaffino defina y ponga el empate transitorio. Así, aunque Brasil tenía el tiempo a favor, se tensionó y se fue con todo arriba. A los 34′ otro contragolpe de Uruguay, pared entre Julio Pérez y Ghiggia, este último desborda nuevamente a Bigode, pero en lugar del centro al área, le pega fuerte y rasante al primer palo mal cubierto por el arquero Barbosa y pone el definitivo 2-1.

Amargura para la afición brasilera, y sorpresa para la FIFA y el propio Jules Rimet, que en una improvisada ceremonia, hace entrega del trofeo a manos de Obdulio Varela, el capitán uruguayo en la final más épica e increíble de la historia del futbol mundial.

FORMACION URUGUAY FINAL DE 1950:

Roque Máspoli; Matías González, Eusebio Tejera; Schubert Gambetta, Obdulio Varela, Víctor Rodríguez Andrade; Alcides Ghiggia, Julio Pérez, Juan Alberto Schiaffino, Oscar Miguez, Ruben Morán

PLANTEL URUGUAY: Roque Máspoli, Aníbal Paz, Matías González, Eusebio Tejera, Juan Carlos González, Obdulio Varela, Víctor Rodríguez Andrade, Alcides Ghiggia, Julio Pérez, Oscar Miguez, Juan Alberto Schiaffino, Ernesto Vidal, William Martínez, Héctor Vilches, Washington Ortuño, Rodolfo Pini, Luis Rijo, Carlos Romero, Juan Burgueño, Julio César Britos, Schubert Gambetta, Rubén Móran. DT: Juan Lopez

julio 16, 2021

Recordalo cada aniversario

[…]
mayo 2, 2020

1940: Nacional iniciaba su Quinquenio y evitaba el de Peñarol

EFEMÉRIDES >>> Esta semana se cumple fecha de la final de 1939, que evitó que Peñarol ganara un Quinquenio, y permitió que Nacional iniciara la conquista del suyo.
abril 20, 2020

1990: La famosa pelea entre Obdulio Trasante y el “Pelado” Peña

EFEMÉRIDES DE LA SEMANA >>> Se cumplen 30 años de un clásico muy recordado, el de la pelea entre Peña y Trasante.
marzo 15, 2020

Defensor festeja su 107° aniversario

EFEMÉRIDES DE LA SEMANA >>>> Celebramos un nuevo aniversario del Defensor Sporting Club. Además, se cumple fecha del nacimiento del DT de Uruguay en 1950 y del presidente de Nacional en la Intercontinental de 1980.
octubre 10, 2019

A 10 años de aquel penal de Forlán en Quito

Repasamos las efemérides futboleras más destacadas de la semana del 7 al 13 de octubre.
agosto 6, 2019

Hace 39 años Nacional le ganaba al Inter y era Campeón de América

[…]