Ignacio Gallardo saltó desde la banca y tuvo un aporte fundamental para la victoria de Atenas frente a Reducto. Tras el juego, conversó con Básquetbol con Pasión.

“Sabemos que todos los partidos van a ser muy intensos, se bajan muchas manos y se juega muy áspero, pero somos los candidatos y tenemos que demostrarlo adentro de la cancha”, comenzó diciendo Nacho al respecto del juego de la DTA.

Sobre este partido puntualmente, que llegó luego de una semana de cuarentena por casos de COVID-19 en el equipo, contó: “Fue muy difícil, no sabíamos si jugábamos, el tema de los test, quién daba positivo. Pudimos entrenar un día para venir a jugar, igual que ellos. Había que jugar y listo”.

Ante la baja de Planells, Gallardo tuvo su oportunidad y no defraudó: “Luciano apenas se enteró me escribió, me dijo que aprovechara la oportunidad. Yo de esto vengo hablando con el Sapo (Rovira) desde antes de empezar el campeonato, me dijo que iba a haber partidos donde no iba a jugar y otros donde sí. Me pidió que estuviera pronto y duro de cabeza, es lo que vengo intentando hacer”.

El generación 2000, que habitualmente se desempeña como escolta, se refirió a su aporte a las alas negras: “Fue difícil, son mis primeros minutos jugando en primera división, jugando en una posición que no es la que me siento más cómodo como la base, pero es lo que el equipo necesita. Tengo que acostumbrarme a jugar a eso y aportar lo que el equipo precisa”

“El objetivo es subir. Atenas es mi casa, vengo desde los 3 años al club. Es un orgullo para mí y para mi familia poder jugar acá”, finalizó diciendo Nacho, visiblemente emocionado.

noviembre 8, 2021

“Atenas es mi casa, es un orgullo poder jugar acá”

[…]