Con la coronación de la Copa de Bronce con Yale, Gimena Gómez se retiró del básquet como referente de las más chicas de Jacinto Vera y sobre eso y su carrera, charlamos con ella.

“Yale es un gran proyecto que me atrajo cuando se formó. En sí me iba a retirar el año pasado, pero Briñón me dijo de quedarme un año más, lo pensé y me quedé, pero esta vez si. Vi que las chiquilinas se han soltado más, han mejorado muchísimo y crecido dentro de la cancha. Estoy contenta con ellas, por el progreso que han tenido”, contó la jugadora sobre el club que la recibió y tuvo los últimos dos años y además confesó que “no pensábamos jugar este año en Copa de Bronce, pero creo que ellas van a tener un gran camino y van a seguir avanzando mucho más”.

A la hora de hablar de la calidad humana del equipo, afirmó: “Tiene mucho compañerismo y una química que es impresionante. Podremos tener algún roce, pero lo arreglamos enseguida. Siempre dando para adelante y nunca con mala cara. Si hay algo negativo, se habla y se entiende todo así”.

18 fueron los años que Gimena jugó al básquetbol y a sus 31, luego de jugar su último partido, habló de las cosas que le dejó la práctica activa de este deporte: “Un montón de cosas, alegría, tristeza, pero lo que más me llevo es toda la gente que he conocido en el básquetbol femenino. Tengo muchas amigas y compañeras, disfruté mucho”.

“Que jueguen este deporte que es hermoso, que pueden seguir jugarlo por muchos años, es un deporte divino”, fue el mensaje que Gómez le dejó a las más chicas.

Al final, al referirse a seguir en el femenino, pero con otro rol, dijo entre risas: “Yo les dije que no se iban a liberar tan fácilmente de mi. Las voy a seguir yendo a ver y gritarles desde la tribuna, así que no se van a liberar. Tal vez algún día vaya a entrenar con ellas, pero cero responsabilidad”.

diciembre 16, 2021

“Me quedo con la gente que me dio el básquet”

[…]