En un Mano a Mano con Fuera De Contexto, Esteban Batista repasó su carrera, no escapó a las polémicas y contó cómo lo cambió la paternidad.

Si bien en los comienzos de la entrevista destacó la energía de su juventud, cuando comenzó a jugar, a la hora de hablar de su madurez destacó la importancia que tuvo el deporte: “El de los 22 era un inconsciente que no había vivido nada. El básquet me dio la posibilidad de desarrollarme como jugador, pero también como persona. Viví experiencias únicas en diferentes países y culturas. Lo que me ha dejado el básquet como persona es muy importante, me abrió la cabeza y me dio la posibilidad de ser el que soy hoy”.

“Mi llegada a la NBA fue una montaña rusa de sensaciones, fue algo muy fuerte. Lo valoro mucho más ahora que en ese momento, si bien sabía que estaba logrando un sueño” dijo sobre el momento más alto de su carrera y profundizó: “Es otra galaxia, la mejor vida que un atleta pueda pretender. La logística, las comodidades, la organización, son imposibles de imitar. Incluso cuando fui con San Lorenzo a jugar contra Cleveland vi que lo siguen mejorando, es un nivel estratosférico. Acá tenemos que rezar que no llueva o que no haya una gotera”.

Al respecto de su manejo de las críticas y las redes sociales, contó: “Uno va aprendiendo a tener más paciencia y a darle importancia a las cosas que realmente la tienen. De joven uno es más impulsivo, las cosas afectan más, generan impotencia las cosas que se dicen sin saber. Hace bastante tiempo que aprendí a ni siquiera abrir las redes sociales. Es cómico como en un momento sos un fenómeno y en otro un burro, fracasado que no sirve para nada. Poniendo en la balanza es mucho más lo que te puede molestar que lo que te puede dar de positivo”.

Esteban también se refirió a su trayectoria y presente con la celeste: “Tengo alegría de poder seguir siendo parte de la Selección después de casi 20 años. Es un orgullo siempre estar y uno de los motivos por los que sigo jugando, me cuesta mucho sacarme la camiseta de Uruguay. Trato de vivirlo y disfrutarlo. Pasamos por todo, desde no tener agua caliente ni ropa para practicar, los viajes interminables en bondi, pero se ha mejorado muchísimo. Hoy hay un grupo muy bueno y bien liderado por Magnano. Tenemos la suerte y privilegio de que nos dirija un campeón olímpico”.

“Ahora valoro mucho más las oportunidades y los momentos, porque ya sé que no son para siempre ni quedan tantos más. Siempre sé que puede ser la última”, agregó al respecto de su presente con Uruguay.

Batista no escapó a la polémica sobre la salida de Marcelo Signorelli de la Selección: “Se me puso a mí como responsable. En la vida deportiva hay que tener ciertos códigos, cuando ganás y cuando perdés. No hay que salir a decir cosas sin tener toda la información. El otro día escuché una nota que le hicieron donde reconoció que el tiempo pasa y no nos podemos quedar estancados en eso. Eso demuestra si evolucionamos o no”.

“Hubo acusaciones, nos fuimos de boca los dos, quién empezó es irrelevante. Para mí es un tema que está obsoleto. Yo no fui responsable de hacer ningún cambio y lo que tuve que decir se lo dije en la cara, siempre fue para ganar. Nunca nos vamos a poner de acuerdo, la verdad absoluta no la tiene nadie, ambos tenemos nuestras razones” agregó. Además, en la sección de “Arranca por la Derecha”, el jugador debió elegir entre el ex DT de la Selección y Hernán Laginestra.

“Hay una muy buena camada, en el perímetro tenemos una superpoblación, ojalá empiecen a salir internos porque sino (Kiril) Wachsmann y yo vamos a estar casi un siglo ahí. Hay jóvenes muy buenos, muy talentosos, Joaquín Rodríguez que le está yendo muy bien en Argentina, (Santiago) Vescovi quizá es el que más me sorprendió porque no lo había visto tanto ni jugado con él. También está (Agustín) Ubal en Barcelona, uno de los mejores equipos de Europa”, comentó sobre el futuro del básquet celeste.

A sus 38 años, sobre su futuro, contó: Me gustaría seguir ligado al básquet, pero no ser entrenador. No me gusta, me parece demasiado desgastante el manejo de un equipo, depender de los resultados. Admiro a los entrenadores por esa dedicación que tienen. Me gustaría aportarle a los más chicos desde la experiencia que tuve. Primero tengo que dejar de jugar y luego veremos”.

“Estoy tratando de disfrutar todos los momentos. Intento mantenerme de la mejor forma física. Sé que me queda poco, pero a la hora de decidir si sigo un año más me cuesta mucho decir no va más” expresó sobre su etapa de jugador.

Esteban confesó que estuvo cerca de hacerlo: “Pensé en retirarme, pero varió por un resultado. Si hubiésemos salido campeones con Nacional era la manera más linda de retirarme, con la nena en brazos y la copa”.

Sobre el final, el pívot se prestó a la sección íntima del espejo y pasó por las clásicas preguntas Fuera de Contexto.

diciembre 22, 2021

“Pensé en retirarme, pero varió por un resultado”

[…]
septiembre 15, 2021

“Quiero ser el mejor jugador que pueda llegar a ser”

[…]