Revista Tabú pisó el Ramón Collazo en la decimoprimera etapa del concurso presentando “Diversa”, un gran espectáculo que dejó maravillados a todos. Al bajar del escenario, dialogamos con Esteban Casteriana, uno de los actores principales del conjunto.

Para empezar, Esteban nos comentó como surgió la idea de hacer este espectáculo: “Te puedo decir cómo surgió de casualidad en realidad porque soy actor solamente pero estuve cuando se empezó a cranear. Lo que teníamos pensado para el Carnaval pasado quedó trunco; íbamos a hacer un espectáculo que tenía que ver más con animales y de alguna forma como que no nos convencía a ninguno. Cuando arreglé para salir en Tabú con Fer Olita, había hablado de que me encantaría hacer algo de drag queen en carnaval y él me había dicho que le encantaría también, entonces este año se decidió ir por eso”.

El actor agregó: “Lo empezaron a escribir Joaco (Olivera) y Seba (Mederos) y estuvo súper interesante el armado del espectáculo; aparte de qué conozco a Joaco y que sé que él me conoce y puedo confiar en el escribiendo, hubo un texto presente desde el primer ensayo. El día que empezamos, los actores teníamos todo el libreto (que obviamente sufrió modificaciones por el rodaje) pero ya sabíamos como empezaba, como terminaba, por los momentos por lo que pasaba y eso es como un augurio de qué algo lindo va a salir. Hay mucho trabajo detrás y estamos muy contentos con hacer esto” .

Esteban describió sus sensaciones al bajar del Teatro: “Las sensaciones al bajar del escenario fueron muchas y bien distintas. Me parece un espectáculo divino que está bien hecho y concebido, con amor, con respeto y con mucho trabajo. Hay mucho trabajo de los letristas; de no dejarnos pasar la delgada línea entre hacer de drag queen y mostrar ese arte, y el generar burlas a partir de vestirme del otro género, y es muy delicada la línea. Es un humor que pueden usar las personas que realmente son drag queen porque lo defienden desde su trabajo pero nosotros no lo somos; trabajamos, investigamos, nos informamos pero somos actores interpretando, entonces lo hicimos como con mucho respeto y mucho cuidado”.

Además mencionó: “Teníamos muchas ganas de ir al Teatro; yo realmente pensaba que iba a ser espectacular  pero el Teatro de Verano la verdad que me sobrepasó las expectativas. Fue como demasiado todo lo que pasó ese día, fue una energía hermosa. Era una etapa que estaba divina porque estaba llena de gente pero al ser una revista en una etapa murguera es complicado y creo que el público nos abrazó, abrazó al espectáculo, agarraron lo que tiramos desde el primer momento y les copó. Hubo un momento en que sentí que la energía del público era como que estaban subiendo al escenario. Nunca me había pasado de sentir algo así en Carnaval, fue realmente hermoso”.

“Esa energía hermosa te potencia, que haya gente queriendo ver eso. Fue divina, al igual que venía siéndolo en los tablados. El Teatro es más mágico, por toda la producción que trae el espectáculo completo”.

“Te quedas con la energía contenida al tener que bajar por atrás, sin pedregullo, por suerte eso va a cambiar porque te queda esa energía trancada” 

Luego de lo que fue su gran actuación, el actor, que también baila, reflexionó sobre su papel en el conjunto: “En el personaje que me tocó me sentí bien, había visto una serie que se llama ‘Pose’, que trata del mundo trans afrodescendiente en Estados Unidos, en los ’80 y ’90. Sin darme cuenta de allí saqué muchas cosas, pero después intencionalmente saqué mucho de la forma de moverme, de caminar, que enriquecieron a mi personaje. Lo abracé desde el principio, pero con tanto ensayo se me fue yendo el entusiasmo, hasta que empezamos con los tablados y ahí cobró vida de nuevo. Me encanta, me llevó sus dolores de cabeza y su tiempo, por la cadencia de la voz, sus cambios emocionales, de estar tranquila, enloquecerse y volver a estar tranquila. Me quedé muy satisfecho, pero fue intenso encontrar algo que me gustara, en un momento fumaba un incienso y después no me copó, en otro tenía una carterita y también lo dejé”

Analizando los bailes:“Las coreografías es lo que más se ensaya en una revista. Este año formé parte del cuerpo de baile en casi todas las coreos menos en una, en la salsa. Fue otro ejercicio que se sumó al del personaje. Me llevó mucha intensidad física, a buscar más libremente las posturas porque también era una drag queen. Fue un trabajo de muchas horas. Los bailarines, y acá me corro porque yo me considero un actor que baila, ensayan demasiado para que las cosas salgan perfectas, son los que sostienen la categoría. Son los primeros en llegar y los últimos en irse, siempre están y eso se nota. Este año lo noté mucho más por la variedad rítmica y coreográfica, con varios coreógrafos en cada estilo. Claudio Casal nos dio todos los tips para construir a las drag en el baile. Julio tuvo otras coreografías, más de jazz, Daiana Lamas que se ocupó de la parte de salsa, y Gonchi De Cuadro es tremendo con la parte de contemporáneo y la presencia escénica, la pisada. Se nutrió de muchos lados, de mucha gente talentosa”

Respecto a lo que significa este conjunto para él, nos comentó:“Tabú para mi significa un cambio. Yo conocía a Fer y a Julio de hace muchos años pero no tenía un contacto tan cercano. Es un nuevo paradigma, otra forma de hacer Carnaval, un estilo más de comedia musical que me encanta. Es un lugar en que me dieron, un nuevo camino y un re lindo lugar en el espectáculo, desde lo escénico y desde lo bailado”.

“Desde el primer momento en que leí el espectáculo me enamoré, tanto de mi personaje como de la historia, me conmueve, me interpela, me encanta que esté en carnaval. Me gusta que a la gente le haya llegado de la forma en que le llegó, me cayeron muchos mensajes hermosos, más allá de lo que pase en el concurso. Es la lucha de artistas, que sufren, pero que pueden ser felices” .

Sobre su conjunto anterior (Revista Madame Gótica): “Me daban todo lo que quería y estaba muy feliz, pero necesitaba un cambio personal, de búsqueda de otras cosas, porque como artista uno va haciendo distintos caminos y está bueno transitar o conocer”.

Para destacar de la revista, el actor no quiso dejar pasar los elogios correspondientes: “Quería destacar a mis compañeros, al cuerpo de baile, realmente me encanta verlos y verlas bailar, son ejemplos. A mÍ bailarina, Nadia, que la amo, es tremenda tipa y bailarina. También destacar a los actores, desde Julio que es bailarín y está actuando divino, Joaco que es un crack y lo conozco hace años, y Vicky que es una figura que recién conozco, pero es una mina generosa, una mujer talentosa y empoderadísima”.

“En un Carnaval que a veces es egoísta, ella me ha enseñado a compartir, a que todos tenemos un lugar. Una frase suya es que todos somos piezas de un puzzle y que ninguno puede ocupar el lugar de otra pieza, hay un lugar que nos corresponde. Cuando eso sucede se genera la armonía”  dijo haciendo referencia a su compañera en lo  actoral, Vicky Rodríguez.

Para cerrar agregó: “Tabú tuvo esa armonía porque todos tuvimos nuestro lugar. Si seguimos encontrando ese lugar que tenemos dentro del puzzle, eso va a seguir estando y vamos a ser mucho más felices con lo que hagamos”.