Con apenas 14 años y desarrollándose en España, el sueño de vestir la celeste empezó en Sayago y se mantiene hoy en Valencia. En “Hay Futuro”, conversamos con Conrado Heilmann.

“Yo jugué al básquet desde chiquito por mi padre, teníamos un aro en casa y ahí jugábamos”, dijo a la hora de recordar su primer acercamiento al deporte. Se acercó de forma más formal cuando con 9 años llegó a Sayago: “Los primeros días no quería ni ir, pero después de un tiempo, Matías Alonso, que era mi entrenador de ese momento, me hizo agarrarle el gusto al básquet”.

En 2019 llegó el gran cambio, cuando con apenas 12 años se fue a vivir a España con su familia: “La adaptación cuesta siempre, se extraña un montón, pero poco a poco me estoy adaptando, relacionando y haciendo amigos”.

Desde su llegada, “Coco” se sumó a un club de primera línea como lo es Valencia Basket, una institución modelo a nivel de formación: “Sin duda estar en Valencia me sumó muchísimo a nivel deportivo, una de las cosas que más me costaron fue el acostumbrarme a la intensidad a la que juegan acá”.

“También me aportó mucho el haber tenido la oportunidad de jugar Campeonatos de España con otros chicos de mi edad”, agregó Conrado, quien se ha destacado en diversos partidos tanto de su liga local como a nivel nacional.

A la hora de definirse como jugador, analizó: “Creo que soy un jugador que se puede mover por la cancha y desempeñarme en distintas posiciones, pero en cuanto a juego creo que mi especialidad es la penetración al aro”. Esa polivalencia de no tener un rol fijo es un hecho habitual a su edad, que permite aumentar los recursos para luego especializarse en etapas posteriores.

El generación 2007 de 1.92 metros contó su rutina diaria en la madre patria: “Todos los días de 8 a 15 horas tengo clases en el liceo y por las tardes tenemos entrenamiento de 18:30 a 21:00, incluyendo físico los martes y viernes”. Además, agregó la parte competitiva: “todos los fines de semana tenemos partidos de liga”.

“Mi sueño es poder jugar a primer nivel disfrutando de lo que más me gusta. Me gustaría representar a Uruguay en la selección mayor y poder llegar a unos Juegos Olímpicos”, contó al respecto de sus deseos con la naranja.

Hablando de la celeste, nos referimos también a las selecciones formativas, donde su categoría jugará un Sudamericano en 2022: “Representar a Uruguay siempre sería un orgullo para mí”. Consultado sobre si había tenido ya algún llamado, explicó: “Hasta ahora nadie del cuerpo técnico ha tenido contacto conmigo, pero me sentiría encantado de poder hablar con ellos”.

Para terminar, habló de a quién admira o en quién se inspira: “De toda la vida tengo como referente a Manu Ginóbili por su juego y su forma de pensar. La Generación Dorada marcó mucho a la gente del Río de la Plata y gracias a esa generación es que conozco a Manu Ginóbili”.

noviembre 10, 2021

Hay Futuro: Conrado Heilmann

[…]