Chelsea le dio una paliza táctica al Manchester City, proclamándose campeón de la UEFA Champions League por segunda vez en su historia.

Por fin volvió el público. En un partido lleno de vértigo, los blues vencieron por la mínima a los ciudadanos y de esta manera pudieron levantar la Liga de Campeones después de lo que fue el triunfo ante el Bayern Munich varios años atrás.

Chelsea 1-0 Manchester City

Inglés contra inglés. El campeón de la Premier League contra el cuarto clasificado del torneo. Con música electrónica en la previa, y con una buena cantidad de espectadores, la final de la Champions League disputada en Portugal albergó un gran clima para lo que sería un partidazo posteriormente.

Los dirigidos por Pep Guardiola tomaron las riendas del encuentro en el inicio, controlando el balón e intentando abrir la cancha con una sucesión de toques. Sin embargo, la defensa del Manchester City dejó mucho que desear y su rival aprovechó notablemente los contragolpes.

Timo Werner se perdió la apertura del score en dos oportunidades de manera insólita. Primero, el alemán recibió un centro atrás y ejecutó sin fuerza para que Ederson  tape el remate, y luego el ex Leipzig le erró a la pelota ante una clarísima chance de gol.

En el elenco perdedor, la situación que más peligro generó fue la de Raheem Sterling, quien quedó mano a mano con Mendy e intentó realizar un taco que se fue afuera. Cuando finalizaba la primera mitad, Mason Mount controló el esférico, asistió a Kai Havertz, y éste eludió al guardameta brasileño para desatar la locura en los hinchas londinenses. Uno a cero y a cobrar.

El complemento fue más medido. Ambos se situaron más compactos en la cancha y no dejaron tantos espacios. Chelsea, inteligentemente, ahogó todo intento de pase filtrado y salió victorioso cuando Rudiger sacó de la cancha a Kevin De Bruyne, la estrella del City, por un golpe fuertísimo que lo dejó mareado.

Sobre el final, con el Manchester volcado en ofensiva a la desesperada, Mount volvió a asistir a otro compañero, en esta oportunidad a Pullisic, pero el norteamericano la tiró afuera increíblemente.

El árbitro dio siete minutos de descuento y el corazón de Tuchel se paró a falta de 60 segundos. Riyad Mahrez tiró con su pierna inhábil y la pelota lamió el palo izquierdo, por lo que no hubo tiempo para más y el Chelsea volvió a levantar la orejona por segunda vez en su historia.

La principal figura del encuentro fue N’Golo Kante. El francés se comió la cancha y cortó cada pase que pasó a su lado. También, Mount estuvo a la altura del galo, teniendo 100 porciento de efectividad de pases en la primera mitad y poniendo dos asistencias de calidad.

 

 

⚽ Goles: 41′ Kai Havertz (CHE).

mayo 29, 2021

Tuchel masterclass

[…]