Agustín Cabillón fue uno de los pilares de la victoria de Larrañaga ante Auriblanco, en el retorno del milrayitas a su escenario. Tras el juego, el sanducero conversó con Salimo’.

En el inicio, se refirió justamente al marco en el Doña Natividad Rivera: “Un montón de cosas lindas hoy, la vuelta de la gente a la cancha de Larrañaga, que hace cinco años no venía nadie. Contentos porque vino mucha gente y el equipo respondió, después de una derrota muy dura como fue la del debut, donde no nos salió nada”.

“Estábamos muy dolidos por ese partido, habíamos trabajado distinto. La actitud defensiva era clave hoy, mejorar desde ahí, poder estar más duros, era lo que habíamos hecho en los amistosos, imponer el ritmo de juego nosotros”, analizó al respecto del juego y la mejor cara mostrada por el equipo ante Auriblanco.

Sobre el debut ante Paysandú y las diferencias con este juego, comentó: “El otro día en ataque tuvimos mucha ansiedad, queríamos resolver de primera en situaciones que no eran favorables. Hoy nos pasamos más la pelota, fluimos más en ataque y a partir de allí pudimos generar”.

La diferencia en el rubro rebotes fue abismal, una de las claves para quedarse con el punto: “Sabíamos que ellos hoy tenían la baja de Charquero que es importantísimo para ellos. Pudimos tener ventaja ahí, todos los que jugaron hicieron un partidazo. Nico (Piñeiro), Camilo (Colman) y Rodri (Pintos) cargaron un montón adentro, además de los chicos que dieron una mano tremenda”.

“No somos ni lo que fuimos el otro día, ni lo que fuimos hoy por momentos que entraban todas. Tenemos que encontrar cierta regularidad y a partir de eso crecer”, reflexionó el Cabi sobre este equipo de Larrañaga.

A la hora de hablar más del plantel, contó: “Hay un montón de gurises que ya conocía. Enzo (Delgado) es mi primo, es familia, el Cabecita (Nobile) compañero de mil años y amigo, después varios que conocía, aunque no había tenido la chance de jugar con ellos. Es un equipo con muchos jóvenes, que están haciendo sus primeras armas, uno trata de acompañarlos, hablar lo justo y necesario”.

Uno de los aspectos llamativos fue verlo jugar con la camiseta número 84, con una referencia clara: “Mi amigo Federico Ledanis, que estuvo en la tribuna, fue uno de los que impulso que yo viniera a Larrañaga. Cuando supe que él no iba a estar porque no iba a jugar más, fue como un humilde homenaje a su retiro. Estoy contento de tenerla puesta, aunque dicen que lleva un poco de presión”.

Sobre la DTA y las metas del milrayitas, expresó: “Está muy parejo, ustedes que van a todas las canchas lo pueden ver. Hoy por hoy el objetivo del equipo es entrar entre los ocho, tenemos que crecer partido a partido y desde allí escalar posiciones. Si me decís que entramos entre los cuatro sería un gran torneo”

“Si estamos todos bien y encaramos partido a partido lo podemos lograr”, finalizó diciendo el interno sanducero.

octubre 28, 2021

“Contentos porque vino mucha gente y el equipo respondió”

[…]
octubre 27, 2021

Doña, volvió el Larra

[…]
octubre 27, 2021

“Jugar por Biguá es hermoso”

[…]
octubre 27, 2021

“Ojalá que este año se nos dé”

[…]
octubre 26, 2021

Shooters shoot

[…]
octubre 26, 2021

“Es un deporte diferente y más divertido de ver”

[…]
octubre 26, 2021

“Me encanta jugar y la paso muy bien”

[…]
octubre 25, 2021

“Estamos para todo”

[…]
octubre 25, 2021

Clásico, sorpresa, hazaña y debut

[…]
octubre 24, 2021

De bichos y errores

[…]
octubre 23, 2021

Desde Rusia con amor

[…]
octubre 23, 2021

“El objetivo es ascender”

[…]
octubre 22, 2021

¡Qué locos lindos!

[…]
octubre 21, 2021

“Tenemos la responsabilidad de salir campeón”

[…]
octubre 21, 2021

“Sabemos que el club hizo un gran esfuerzo”

[…]