Las caras nuevas que tendrá El Metro siguen pasando por Salimo’. Esta vez es el turno de Guillermo Curbelo, juvenil de Trouville que defenderá a Urupan.

Comenzó a picar la naranja a los 8 años en Chucarro: “Hacía natación, pero me aburrió y quería cambiar, por lo que mi padre me llevó al club que queda a una cuadra de casa. Me gustó mucho la idea de jugar al básquetbol y entrenar casi todos los días, por suerte desde ahí nunca pare de jugar”.

En cuanto al incentivo para comenzar en el deporte, con un poco de inseguridad dijo: “En todo caso si hubiera alguien fue mi padre ya que si él no me hubiera llevado de chico capaz nunca hubiese empezado”.

“El click lo hice cuando comencé a entrenar con primera después de mi debut a los 16” explicó respecto a su pasaje hacia el profesionalismo. “Siento que fue ahí porque pensaba ‘Si estoy acá por algo es’”. Además, fue invitado a entrenar con la selección mayor: “Esas cosas también me incentivaron y son motivaciones extras que me sirvieron para pensar que si quería podía llegar”.

Para continuar, hablamos sobre los técnicos que más lo marcaron: “Los de Trouville fueron todos, son muchos, pero desde que entré con Rafael Tróccoli hasta ahora con Pablo Morales y Germán (Fernández) en primera, también Agusto Pons”, sin olvidar a los que tuvo en la selección: “Marcelo Signorelli, Marcelo Capalbo, Luis Pierri y muchos más”. Además, hizo un hincapié especial: “No son sólo los de la cancha, sino también los entrenadores físicos que son igual de fundamentales que cualquier entrenador”.

Sobre su debut en primera, contó: “Recuerdo que fue algo inesperado, yo tenía 16 años y había vuelto de un viaje con mi familia. A partir de ahí de a poco empecé a entrenar con el primero. Estaba Álvaro Tito como entrenador, a Trouville no le había ido muy bien, estábamos peleando la parte de abajo. Para el último partido del año se lesionó Fede Soto y Joaquín Izuibejeres, yo acababa de terminar la práctica de juveniles y me llamaron para decirme que me cambiaba”.

“Fui a Biguá, íbamos perdiendo feo y ahí entré dos minutos, me acuerdo que puse una bomba. Fue algo inesperado, nunca pensé que podría haber debutado ese día, recién empezaba a entrenar, pero obviamente cuando me llamaron no lo pensé dos veces y fui de cabeza. No me lo imaginaba, es algo que voy a recordar siempre”, recordó.

El jugador de 19 años se describe como “un escolta” aunque aclara que “en el Metro me están poniendo más de base que de ayuda”. Con respecto a sus características, describió: “Soy un 2 potente, que le gusta correr la cancha, un jugador que utiliza mucho su físico, cosa que he estado mejorando en este tiempo. Mis fortalezas son el uno contra uno a contra pie y el tiro de tres puntos”.

Catch & Shoot

  • Un apodo: Guille.
  • Un hobbie: Jugar al play con amigos.
  • Un juego de play: Fortnite.
  • Un juego de caja: Catán.
  • Una serie: Elite.
  • Un cantante: Anuel.
  • Una comida: Helado.
  • Una red social: Instagram.
  • Una cábala: No tengo.
  • Un entrenador: Pablo Morales.
  • Un referente en tu puesto: Luka Doncic.
  • Un ídolo: LeBron James.
  • Dos amigos para un 3x3: Santiago Goyenola y Martín Tessadri.
  • Una Liga en que te gustaría jugar: ACB.
  • Tu mejor gol: El triple en mi debut.
  • A quién le darías la última bola: Fede Soto.

“Estudio arquitectura en la ORT y estoy cursando segundo año” siguió diciendo a la hora de hablar de los estudios. El escolta sufrió para conciliar la parte deportiva y académica el año pasado, ya que los horarios se superponían: “Iba viendo cómo hacer para faltar a alguna clase y poder ir a entrenar, pero se me complicó bastante”. Para este año Guillermo cambió: “Estoy haciendo de a pocas materias para poder estudiar y que me quede tiempo para ir a entrenar sin tener que faltar a ninguna de las dos. Voy viendo qué materias me sirven por los horarios y estoy haciendo de a dos o tres materias por semestre para poder hacer todo”.

El jugador del rojo no tuvo que apartar muchas cosas para seguir en el básquetbol, más allá de la natación “que tampoco era algo que amaba”. Obviamente sí tuvo que dejar algunas actividades sociales: “Dejar de juntarme con mis amigos de noche por tener partido al otro día”.

“Por ejemplo, este año no fui de viaje con mi familia en febrero ya que se jugaba la Liga,pesar de . A pesar de no tener muchos minutos me parecía irrespetuoso para mis compañeros si me iba en plena Liga, no me parecía algo justo por más que sea un pibe de las formativas del club” narró Curbelo.

A la hora de hablar de su llegada a Urupan, contó: “Se dio hace tiempo cuando mi representante me dijo que estaban interesados en mí. Pablo Casanova (dirigente de Urupan) me conocía de Trouville y tenía ganas de que vaya para ahí, incluso antes de que se sepa el tema de las fichas ya me lo habían propuesto”.

“Fue el primer cuadro que se interesó por mí, que me pido para ir, que además me dio una buena oferta en cuanto al juego y los minutos que podría llegar a tener. Por más de que cuando salió el tema de la ficha Sub 21 me llegaron otras opciones, lo que más me incentivaba era que Urupan siempre hubiera estado interesado en mí” nos contaba sobre su llegada al equipo que dirigirá Esteban Yaquinta.

En cuanto a sus objetivos para el torneo dijo: “Quiero tener un buen Metro ya que es mi primer torneo profesional fuera de Trouville, para demostrar mi juego y lo que puedo hacer”. Obviamente estando en un club que da oportunidades a jugadores jóvenes, tiene la Liga en la mira: “Espero poder saltar a tener minutos que es lo que buscamos todos los pibes, mostrarnos en el Metro y luego poder aprovechar los minutos que tengamos en Liga”.

“El objetivo que tenemos es ascender, estamos entrenando duro, nos vemos bien como equipo y como grupo, nos llevamos muy bien entre todos y cumplir el objetivo va a depender de nosotros” decía sobre los objetivos del equipo pandense, dejando su impresión: “Nos veo muy bien”.

Sobre el rol que podrá tener el nacido en Trouville, comentó: “Voy a ser un jugador que va a entrar a defender, a presionar toda la cancha, a tratar de correr. Me trataré de alimentar de los goles que pueda en cancha abierta, los tiros de tres a pie firme, o algún pick and roll que pueda jugar”.

El jugador pudo dialogar con el técnico cuando se dio la confirmación de su pasaje a Urupan: “Me dijo que quería que jugara más de base, a pesar de que no lo soy y que nunca jugué en esa posición, pero quería hacerme jugar allí y que me acostumbre”. También mencionó que le gustó la idea “sobre todo que él también me haya dado su voto de confianza, por ahora me siento cómodo, pero veremos cómo transcurre cuando empiece el torneo”.

Para finalizar le preguntamos sobre cómo veía su futuro: “En unos años pretendo dar el salto de calidad que tanto estoy buscando, llegar lo más lejos que pueda y lo que yo mismo me permita, veremos dónde. Ojalá sea en el exterior, capaz mi máximo potencial va a ser en la Liga, pero nunca se sabe”.

Al referirse a sus sueños, terminó diciendo: “Tal vez es algo muy difícil, quiero llegar lo más alto posible, por decir algo Europa, aunque sé que es muy complicado. Pero quiero lograr mi mejor versión”.

"Por recomendaciones ya hace unos años que seguimos a Guillermo y cuando se dio la opción no lo dudamos, enseguida lo confirmamos. La verdad que nos tiene muy conformes por su dedicación en cada entrenamiento y por ser un chico que tiene indudablemente los valores humanos que queremos para nuestros grupos. Lo estamos haciendo jugar por momentos fuera de puesto, de base, lo cual pensamos que también le va a servir para su futuro deportivo y de a poco va respondiendo. Tiene una gran exuberancia física, corre muy bien la cancha y ha mejorado notoriamente su lanzamiento exterior. En definitiva, no sólo llega para sumar desde su juventud, sino que es una realidad que va a entrar en la rotación del equipo".
Esteban Yaquinta
Entrenador de Urupan
agosto 7, 2020

Rookies: Guillermo Curbelo

[…]
julio 31, 2020

Rookies: Nicolás Bessio

[…]
julio 27, 2020

Pensando en la vuelta [Parte 1]

[…]
julio 17, 2020

Al Rojo vivo

[…]
octubre 30, 2018

En la plaza se hace fuerte

[…]
octubre 11, 2018

Robinson desató la locura

[…]