Dando una mano gigante en la conducción, Milagros Rivero ingresó desde el banco y fue importante en el triunfo de 25 de Agosto. Con ella hablamos sobre el juego y otros aspectos.

“Al equipo lo vi muy bien, a pesar de los nervios”, comenzó diciendo  sobre el denominador común de esta primera fecha. “Tuvimos la chance de entrar casi todas, demostramos lo que sabemos hacer e incluso más de lo que nosotras mismas esperábamos. Creo que al principio no arrancamos tan fuertes ni concentradas pero ya cuando entramos en partido y ajustamos atrás, de ahí en adelante nos supimos entender como siempre”, comentó sobre el punto importante que se quedaron ante Defensor.

Luego agregó: “Lo vi muy parejo casi todo el tiempo. Si se llegaba a sacar una ventaja, no era mucha y volvíamos a estar tanto a tanto, el mínimo error que hubiera ya era un punto en contra. Sabíamos a lo que jugaban ellas y cuáles eran las ventajas que podían sacarnos, nos enfocamos en eso para sacar adelante el partido”.

Le preguntamos también sobre esa oportunidad, o privilegio, mejor dicho, de que casi todas pudieran entrar y tener minutos de calidad: “Está tremendo que el plantel tenga tanta rotación y no depender de las individualidades de cada una, entrenamos y nos preparamos de igual a igual casi todos los días para llegar a jugar. De a poco vamos asumiendo el rol que a cada una le toca con toda la confianza del equipo, sea para entrar a defender, o para asistir a la que esté prendida en ese momento”.

“En el partido algunas nos cargamos de faltas rápido. Juanma (Loureiro) y ‘Quique’ (Berhouet) rotaron al equipo y de todas formas seguíamos en partido, a la que le tocaba entrar daba el 100% sin dudarlo y creo que es una gran ventaja”, acotó.

Si de los cambios hablamos, entre risas Mili habló de su ingreso: “Para ser sincera, estaba con muchos nervios”, afirmó. “Aunque sé que me toca asumir a veces y entrar como base, no lo esperaba. Siempre intento estar atenta al juego y pronta para lo que toque hacer”.

“Entrar a defender toda la cancha, correr y generar el juego en el poste para las demás. Y si me quedaban los tiros o el 1×1 tomarlos con confianza”, nos contó que fue lo que el cuerpo técnico le pidió.

Saliendo del encuentro y el rectángulo, charlamos sobre la llegada de más chicas jóvenes a los planteles, y su nivel. Esto nos dejó Rivero: “Creo que el femenino crece cada vez más, y a la misma vez el nivel es cada vez más exigente, por lo que las más chicas si queremos ganarnos el lugar tenemos que entrenar intenso, escuchar y aprender todo lo posible para llegar a rendir y estar al nivel de un partido de mayores”.

Al terminar se refirió al poder tener estadísticas y las grabaciones de los partidos, aunque también agradeció el poder jugar: “Es tremenda oportunidad para que siga creciendo el básquet femenino y llegue a más gente. Con todo esto de la pandemia que ni siquiera se sabia si jugábamos, que nos den la oportunidad de jugar y de que nos puedan ver es un gran avance. También nos sirve un montón para vernos y corregir los errores que capaz si todo fuera “normal” no hay vídeos de los partidos y no podés verlos como ahora”, terminó valorando y sacando como positivo de la pandemia.

agosto 31, 2020

“Demostramos lo que sabemos hacer”

[…]