Emiliano Serres se encuentra en Argentina preparándose para su segunda Liga Nacional con Obras. Desde Buenos Aires, conversó con Salimo’ sobre los cambios en su club, la situación en Argentina y su crecimiento en la última temporada.

El fraybentino comenzó contando sobre el equipo que viene armando el tachero: “Obras tiene la idea de seguir poniendo jóvenes en cancha, jugadores de la institución que ya hace varios años que están. El plantel principal va a basarse en jugadores no mayores de 25 años como Alejandro Zurbriggen, luego Fernando (Zurbirggen) y yo con 23, y otros jugadores de la cantera, incluso algunos de Liga de Desarrollo que van a tener sus minutos”.

El entrenador Gregorio Martínez dejó el equipo para dirigir la selección argentina femenina, y quien asume el cargo es Bernardo Murphy: “Un entrenador que vivió muchos años en Buenos Aires, gran parte de su vida en Obras ya sea como entrenador o como jugador. Eso es algo que se aprecia mucho en el club porque sabe cómo se trabaja, la cultura que hay y tiene la idea del proceso que está buscando Obras con los jugadores jóvenes”.

Al respecto de la idea de juego, Emiliano contó: “Va a ser un cambio muy grande, vamos a tener que cambiar nuestra idea de juego ya que no está más nuestro base Pepo Barral, ni José Montero que era el escolta del equipo. Iremos viendo cómo nos adaptamos, manteniendo la idea de las corridas, la transición y el juego rápido, aprovechando que somos todos jugadores jóvenes y vamos a tener piernas frescas”.

La situación de Argentina no es fácil, a pesar de esto el alero de la Selección se encuentra en Buenos Aires: “Estamos haciendo lo mejor posible. El club nos dio elementos como pesas, bandas y colchonetas para hacer actividad física, y además se puede salir a correr en determinados horarios por lo que tenemos trabajos para eso. Estamos trabajando para que cuando se habilite todo lleguemos bien a los primeros entrenamientos”.

“Se está habilitando un protocolo para poder volver a entrenar a mediados de setiembre. La idea es al principio hacerlo al aire libre y luego en cancha, cuando esté un poco mejor” continuó explicando Serres.

La Liga Nacional proyecta jugarse en forma de burbujas, tal como lo han hecho otras ligas, aislando varios equipos en una misma ciudad: “Serían dos burbujas de 10 equipos, desde el 1° de noviembre y hasta el 8 de diciembre, 18 partidos en 38 días para cada equipo. Los cuatro mejores de cada burbuja jugarían un Final Four, y luego una final entre ganadores de cada una para definir al campeón del Apertura”.

Tras esto, los equipos quedarían libres a mediados de diciembre y volverían el 8 de enero “en un principio para hacer otra burbuja o jugar con normalidad, según como se encuentre la situación en Argentina o si ya haya vacuna”.

Para terminar, Emiliano reflexionó sobre cuánto incidió en su carrera el irse a Argentina: “Lo principal que cambió fue mi manera de ver el básquet y el profesionalismo. Entre otras cosas el tema alimentación, que quizá no lo tenía tanto en cuenta y es de las cosas más importantes, al igual que el descanso. Me cambió la manera de entrenar también. Fue un giro de 180 grados, cambió toda mi forma de ser”.

“También cambió mi manera de jugar al básquet, ya que tuve un rol más finalizador y defensivo del que quizá tenía en Malvín, dentro de un juego que es mucho más dinámico e intenso”, terminó diciendo el rockero.

septiembre 4, 2020

“Fue un giro de 180 grados”

[…]