Sin dudas los Playoffs que jugaron los Denver Nuggets fueron brillantes y en esta columna repasamos un poco lo que fue su memorable carrera.

Por más que en la noche del sábado Los Angales Lakers los hayan eliminado, los playoffs de los Nuggets serán memorables en varios aspectos. Primero por ser el único equipo en remontar dos desventajas de 3-1 consecutivas y luego por la consagración de una estrella emergente en la liga: Jamal Murray.

Todo comenzó en aquel enfrentamiento ante Utah Jazz, el cuál comenzaba mejor para Denver, pero sin embargo llegando al cuarto juego la serie estaba 3-1 a favor de Utah. Allí comenzó una épica remontada, con juegos increíbles y una dupla Murray-Jokic en llamas para que los Nuggets consiguieran ganar tres juegos consecutivos y dar vuelta la situación.

En esta serie el base canadiense promedió exuberante 31.6 puntos, lanzando 55% desde el campo, 53.3% desde el triple (encestando en promedio 4.6 triples por juego) y 92% desde el libre, además de bajar 5.3 rebotes y ceder 6.3 asistencias. Por su parte Jokic colaboró con 26.3 puntos, tirado 51.5% desde el campo, 47.8% desde el triple y 84.6 desde el libre, bajando 8.1 rebotes y dando 5.4 asistencias.

Luego, ante Los Angeles Clippers, pasó algo similar y la desventaja de 3-1 volvió a cruzarse en el camino de Denver. Una vez más Murray tomó el toro por los cuernos y con un nivel digno de superestrella revirtió la serie metiéndose en la historia grande de la NBA.

En esta oportunidad los porcentajes de ambos bajaron, pero sin embargo siguieron marcando una diferencia importante y les dio para revertir la situación. Murray promedió 22.6 puntos, 4.4 rebotes, 6.4 asistencias y 1.3 robos; mientras que el pívot serbio aportó 24.4 puntos, 13.4 rebotes, 6.6 asistencias y 1.4 tapas.

Nadie había revertido dos desventajas de 3-1 en los mismos Playoffs, mucho menos de forma consecutiva, pero Denver Nuggets fue capaz de ello.

Es cierto, no pudieron aguantar más de 5 partidos con los Lakers, pero sin dudas sus playoffs pasarán a la historia.

Párrafo aparte para Jamal Murray, que previo a esto era un buen jugador y poco más, pero él mismo demostró que está para dominar la liga en un futuro. Sin dudas lo hecho por el canadiense en esto playoffs es un punto de partida para un jugador de solo 23 años, al cual si Denver rodea bien podría, por qué no, llevarlos a su primer anillo en un futuro.

septiembre 28, 2020

Denver y una carrera memorable

[…]
septiembre 19, 2020

A paso firme

[…]
septiembre 18, 2020

Las dos caras de la presión

[…]
septiembre 16, 2020

No en mi casa

[…]
septiembre 10, 2020

No me quiero ir

[…]
septiembre 8, 2020

No se olviden de Paul

[…]
septiembre 2, 2020

Una serie histórica

[…]