Entrando desde el banco y levantando al equipo, Analía Martínez fue importante en el triunfo de Capurro en el debut de LFB. Salimo’ habló de muchos temás con ella tras el juego.

Entre la alegría de haber obtenido el punto, y el deseo de poderlo hacer mejor, la número 4 capurrense analizó el partido brevemente: “Creo que en defensa estuvimos bien y fue sin duda lo que nos hizo ganar el partido. En ataque no tuvimos fluidez en ningún momento, tenemos varios sistemas para hacer y no logramos hacerlos tampoco, creo que fue una cuestión de nervios, pero lo iremos mejorando para los próximos partidos”, reconoció, sumándole que “teníamos mucha ilusión de que podíamos ganar, estábamos muy ansiosas por jugar el primer partido después de una espera larguísima”.

Hecho este resumen y análisis del juego, sentenció: “Estamos contentas porque ganamos obviamente, pero eso no quita que haya mil cosas para mejorar”.

Una de las primeras frases de la jugadora durante la conversación fue que no tuvo su mejor partido. Profundizó un poco más en la afirmación, y comentó: “Personalmente siento que tengo mucho más para darle al equipo, me juegan en contra los nervios a veces, estoy en el proceso de adaptarme al cuadro todavía, lo cual me hizo un poco más complicado poder cumplir con mi rol, porque somos muchas y todavía hay que terminar de conocernos. Sin duda voy a seguir entrenando para poder dar lo mejor de mí en todos los partidos. Ya saben que a mi me gusta correr la cancha y dar cancha abierta, pero hay veces que tengo que jugar un poco más estática y eso me cuesta un poco”.

Como Analía mencionaba, el rojinegro es un conjunto que  fortaleció grandemente este año con la llegada de ella y su hermana desde Aguada, más una buena parte del plantel de Olivol Mundial del pasado año. Sobre este acople de cada una en el equipo, nos contó: “El proceso está siendo bueno. El equipo que se formó a pesar de ser muchas, es lindo. Personalmente estoy conforme, que sea grande tiene sus pro y sus contra, es más difícil encontrar bien tu rol, pero viene siendo bueno, cuando terminemos de consolidarnos van a salir cosas muy buenas y sin dudas todas vamos a lograr crecer individualmente y como equipo”.

Dejando atrás la victoria y pensando en el futuro y objetivos, se aventuró a decir que “estamos para pelear la copa de Plata, pero en realidad vamos hacer todo para llegar lo más lejos posible”.

Al finalizar, y ser consultada por los nuevos equipos y nombres de jugadoras en esta edición de la LFB, dijo: “Me parece divino que se sigan incorporando equipos a la Liga Femenina. Montevideo hizo historia al presentarse por primera vez, y está espectacular. La diferencia de niveles está y es evidente, equipos que recién se incorporan con jugadoras nuevas, compitiendo con cuadros que ya tienen experiencia y jugadoras con más aún. La brecha es notoria, pero más allá de eso me parece genial que se sigan sumando cuadros, es parte del gran crecimiento que está teniendo el femenino y que aún falta todavía”.

“Las chicas jóvenes se están ganando su lugar cada vez más en el plantel de mayores, y es muy merecido, entrenan a la par y van a ser el futuro del básquet femenino sin duda”, sentenció Martínez, refiriendose a la gran cantidad de jugadoras jovenes disputando esta Liga Femenina.