Con sólo 20 años ya es figura en Defensor Sporting, club en el que se formó y por el cual siente un gran cariño. En “Hay Futuro” charlamos con unos de los proyectos más interesantes del fútbol uruguayo, Alan Rodríguez.

Criado en Las Piedras junto a sus padres y sus hermanos, reconoce haber tenido una infancia feliz y rodeada de seres queridos: “Si me dieran la oportunidad de repetirla, lo haría sin dudas. Estoy muy agradecido con mis padres por la educación y los valores que me enseñaron, son mis ejemplos, los admiro mucho”.

“Mi madre no nos dejaba salir mucho a jugar con los vecinos, prefería que nos quedáramos en casa, pero de vez en cuando nos escapábamos y hacíamos alguna diablura” cuenta Alan, que recordó una de ellas: “Con mi hermano íbamos al almacén y tirábamos piedritas a los techos de chapa de las casas. Un día nuestros padres nos llevaron a un lugar de videojuegos que había, y la muchacha que nos atendió nos dijo ‘yo a ustedes los conozco, son los que le tiran piedras a mi casa’ nos queríamos morir”.

El volante dio sus primeros pasos en el fútbol en 19 de Abril, el cuadro del barrio: “Mi madre me llevó a los tres años, jugaba con dos categorías más grandes. Hice muchos amigos que mantengo hasta el día de hoy. Le tengo mucho respeto al club, fue donde aprendí a querer la camiseta”.

Rodríguez vivió en el club un momento que lo dejó marcado hasta el día de hoy: “Mi padre no tenía dinero para comprarme championes de fútbol, y yo se los pedía todo el tiempo. Entrenaba con unos lisos porque los de tapones se me habían roto. Un grupo de padres de compañeros, juntaron plata para comprarme los championes que yo quería. Fue un gesto que me marcó muchísimo”.

Ya con 13 años, tras finalizar la etapa del baby futbol, Alan entró a la escuelita de Defensor, dirigida por el mítico César Santos: “Al comienzo me costó porque era tímido. No conocía a nadie, no hablaba con nadie, y se notaba adentro de la cancha. Una práctica fui enojado, no se la pasé a nadie y me terminé peleando con todo el mundo. Al siguiente día me empezaron a hacer chistes con que era calentón, y ahí arrranqué a tener alguna charla y agarrar confianza”.

Al ser consultado sobre los entrenadores que más lo marcaron, el pedrense menciona  a Andrés Rodríguez, Ignacio Risso, y claro, el ‘Profe’ Santos. “Andrés fue el primer técnico que me dio confianza, hasta el día de hoy me lo cruzo y le agradezco. Con él ganamos el Campeonato de Sexta División. Al año siguiente fuimos campeones de Sub-16 con Risso, que fue un entrenador totalmente distinto y que me hizo ver el fútbol de otra manera. Santos fue el primero que tuve en Defensor. El último día antes de que falleciera tuvimos una charla por teléfono, en la que pude llegar a agradecerle por todo”. Vale recordar también, que Risso fue quien le dio confianza en la Primera División, transformándolo en un titular fijo y figura de Defensor Sporting el campeonato pasado.

"En séptima cuando recién arrancabamos a competir fuimos a un torneo en Alegrete (Brasil). Había 24 jugadores que viajaban, 23 de ellos a jugar, y a uno le tocaba ir a pasear. El 'Profe' Santos fue el encargado de decirme que ese que iba a pasear iba a ser yo. Fue durísimo para mí, ese viaje lloré todas las noches. Me sirvió mucho para madurar, aprendí lo que es sufrir por el fútbol."

Una tarde común y corriente de 2016, Alan estaba en su casa junto a su tío y su hermano, cuando recibió un llamado de su director técnico en aquel entonces, Ignacio Risso. “Me habré mandado alguna” pensó, pero era todo lo contrario. “Te citaron para la Selección Sub-17, te tenes que presentar a entrenar el lunes” sonó desde el otro lado del teléfono, para desatar la alegría en Alan y su familia. “Me quedé congelado, no lo podía creer. Le empecé a hacer gestos festejando a mi hermano y a mi tío, que se pusieron a gritar y celebrar sin siquiera saber que estaba pasando. Después les conté y se emocionaron mucho. Ver lo que generaba en ellos me hizo darme cuenta de que no podía aflojar ni un poquito”.

Rodríguez jugó un total de 19 partidos con la Sub-17 uruguaya, participando del Sudamericano de la categoría, pero no tuvo participación oficial en Sub-20 ni Sub-23. Ante esto, manifestó mucha tranquilidad y no lo tomó como una desilusión: “Lo miré por el lado de que quizás me faltó algo de mí, y que si no fui fue porque el entrenador consideró que había compañeros mejor preparados que yo. Me concentré en ver mi situación, seguir adelante y tratar de mejorar. Sí tenía la ilusión de ir, pero no lo sentí como una decepción”.

Alan conoció a Luciana en 2015, y ya van rumbo a los 4 años de noviazgo: “Pasamos por muchas cosas difíciles, fuimos creciendo. Hoy por hoy, yo creo que estamos juntos gracias a todo eso que nos tocó vivir. Es muy compañera, no quiere que me falte nada, siempre está en todos los detalles. Somos muy jóvenes, ella tiene su vida y yo tengo la mía, no podemos dejar de lado ciertas cosas que nos hacen bien. No tengo dudas de que vamos a seguir creciendo juntos”.

El debut en la Primera División de Defensor Sporting llegó en marzo de 2019, de la mano de Jorge ‘Polilla’ Da Silva, que unos partidos después dejaría su cargo en manos de Ignacio Risso. El violeta no logró el objetivo de clasificar a copas internacionales, pero aún así el jugador manifiesta que le sirvió de mucho en lo personal: “Fue un año muy complicado, pero me sirvió mucho para aprender y seguir creciendo. En mi primer partido estaba muy nervioso, quería entrar y hacer algo distinto, pero pensé en hacer tanta cosa que no me terminó saliendo nada”.

El jugador de 20 años expresó también su cariño por Defensor, el club que lo formó: “Cuando llegué a la escuelita me gustaba más Peñarol porque mi familia era hincha, pero una vez que uno se pone la camiseta, festeja goles con ella, sale campeón en formativas y vive tantos momentos, el sentimiento se hace muy grande. Cuando hago un gol siempre lo grito con todas mis fuerzas, trato de contagiar a la gente y a mis compañeros. Defensor no es cualquier club, para mí es un cuadro grande. Siempre dije que si me voy es al exterior y no a ningún equipo de acá, por más que sea una mejor opción económica. El respeto es muy importante, y este club se lo merece”.

A la hora de hablar de su futuro, Alan expresa que no tiene un destino específico donde le gustaría jugar, pero menciona el fútbol español y el italiano como dos de sus favoritos: “Me encanta el fútbol inglés, pero para llegar bien preparado preferiría pasar por otros países antes”.

julio 30, 2020

Hay Futuro: Alan Rodríguez

[…]
julio 18, 2020
Alejandro Orfila dando la charla técnica previa al partido.

El Tuerto aplastó a Central

[…]