Se hizo Forte en Nuevo Malvín

Con un gran partido en el juego interno, liderado por el goleo de Forte y la defensa de Jhonson sobre Batista, Biguá dio la nota de la fecha y le quitó el invito al conjunto de La Blanqueada.

 

El partido comenzó siendo todo de Biguá. Nacional recién pudo convertir a los 4 minutos y medio de partido. La clave estuvo en una zona dispuesta por la visita, y el doblaje en la defensa a Batista quien se encontraba maniatado en la pintura, mientras que desde afuera el tricolor no encontraba las soluciones para abrir esa zona. Eziuwku se cargó con 3 faltas en solo 3 minutos y medio de partido. En ataque, el Pato cargaba en la pintura con buenas y malas, pero le bastaba para abrir la primera ventaja. Cabe destacar que desde el tiro exterior, Biguá tenia malos porcentajes también, que no le permitían establecer el score el claro dominio que establecía desde defensa a ataque.

El azul de Villa Biarritz llevó el partido al juego que le convenía, el local tomaba malas decisiones y el partido por momentos se hacía feo de ver, la lucha predominaba en ambas tablas y el primer cuarto se iba 15 a 9 a favor de la visita, con un Forte que se destacaba en el ataque y con un Jhonson en la defensa sobre Esteban Batista y en la captura de rebotes.

 

El segundo cuarto comenzó con otra tónica desde el equipo albo. Batista empezó a predominar y era bien secundado por Espinosa. En Biguá, Elliot marcaba el ritmo del partido y Rojas ingresó de buena forma, para acompañar a Forte y Jhonson. En ambos equipos, el aro seguía cerrado desde el tiro exterior y eso explica el bajo goleo con el que se fueron al descanso. 33 a 30 para el pato.

El tercer cuarto marcó el retorno de Eziuwku en Nacional, quien logró aportar soluciones en ataque y en defensa para el local. Moglia se empezaba a destacar en el goleo y Batista tomaba malas elecciones de tiro desde el perímetro. En la visita eran los hermanos Osimani quienes empezaban a aportar desde afuera para mantenerse en partido. Entrábamos al período final 56 a 54 arriba el tricolor.

En el último cuarto hubo un cúmulo de errores del equipo de Gonzalo Fernández. Esteban Batista perdía pelotas tras ser doblado por la defensa y preferir el pique por línea final a descargarla a algún compañero libre. Dandridge monopolizaba el 1×1 aún cuando lo duplicaban o triplicaban en la marca. Esto permitió muchos robos y corridas de la visita que tuvo mejor lectura de juego en el ataque y no forzó las mismas. Un triple de Joaquín Osimani faltando 3.11 le ponía la cortina al partido ya que le permitía tener una renta de 8. No por la diferencia sino por lo conceptual del juego. Se veía en cancha a un Biguá mucho mas lúcido de cara al cierre mientras que en Nacional, como dijimos, era todo forzado y a impulsos individuales.

Final del partido 81 a 72 para el pato, quien logra un puntazo de cara a su lucha por ingresar a playoffs y le saca el invicto a Nacional y le da un baño de realidad, a quien venía estando como favorito en boca de todos.

En el pato se destacaron Forte con 19 puntos y 8 rebotes y Dane Jhonson con 14 puntos y 16 rebotes.

En Nacional, Danridge monopolizó el goleo con 23 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *