Salimo
Uruguayos en el exterior

Santiago Fernández: “En Uruguay no te sentís valorado como jugador ni como profesional”

El arquero del Tindastoll islandés viene de salvarse del descenso con su club, previo a esto nos recibió desde la fría y ventosa Islandia. Nos habló de su etapa en el fútbol uruguayo así como también en el exterior


— ¿Cómo es la liga?

— Es la Segunda B de Islandia, se divide en liga de verano y liga de invierno.

— ¿Te considerás un trotamundos?

— Me gusta conocer culturas distintas, ya jugué en Nueva Zelanda y vine desde España para acá.

— ¿Cómo la llevas con el clima?

— Al llegar fue duro, me propuse rescindir porque no estaba preparado. Es el tercer lugar en el mundo con más viento, llueve siempre y se complica si sos arquero.

— ¿Por qué Islandia?

— Me gustan los retos, ya estuve en Ibiza la temporada pasada. El agente que me trajo acá es español, también en lo económico era mejor que España.

— ¿Te ves el año que viene en este mismo club?

— No sabría decirte, veo con muy buenos ojos ir a otros lugares pero el tiempo lo determinará.

— ¿Cómo es la gente? 

— Fuera de serie, hay mucho relax. Acá la educación y el respeto que tienen las personas es impresionante. Adentro de la cancha no hay alambrado.

— ¿Y en la vida cotidiana?

— Una de las cosas que más me llamó la atención fue que las caja de los supermercados estaban contra la puerta que da a la calle y no al fondo. Ahí estaba la caja.

— ¿Estamos lejos de esa realidad?

— La viveza criolla está lmentablemente, no veo la hora de volver a Uruguay y verlo con otros ojos. Una vez un compañero se iba a la capital y me prestó el auto, cuando lo voy a ver me lo había dejado horas con las llaves puestas. Increíble.

— ¿Cuándo tenés que reintegrarte a los entrenamientos?

— No lo sé, ahora cuando vuelva a Uruguay me voy a preparar con Andrés Barrios.

— ¿Qué opinas de lo que pasa en la AUF?

— Es lamentable, estoy alegre de que se haya destapado todo. Como digo yo: “La torta se tiene que dividir en partes iguales”. Escuchaba a los dirigentes y me dolía.

— ¿En algún momento no te sentiste profesional?

— En Uruguay me pasó, no te sentís valorado como jugador ni como profesional.

— ¿Te sentís profesional ahora?

— A nivel infraestructura se está como en los clubes grandes. Yo hice formativas en Defensor Sporting.

— ¿Qué diferencia hay entre el jugador uruguayo y el islandés?

— La diferencia es la entrega, no hay comparación.

— ¿Cómo es el fútbol de Islandia?

— Tiene 15 años de vida, en infraestructura es muy avanzado. Hay campos de juego con calefacción.

— ¿Por qué creés que pasa eso?

— Ser jugador es algo muy sacrificado a nivel social porque la exposición te ratifica. Hay veces que la gente se piensa que sos un vago porque trabajas pocas horas.

— ¿Qué tan importante es para vos dominar distintos idiomas?

— Mi viejo siempre me decía que estudie inglés, en Nueva Zelanda me ayudó muchísimo.

— ¿En Islandia te sirve?

— Ellos tienen su idioma, toda la población tiene nivel medio de inglés.

— ¿Cómo es la ciudad en la que vivís?

— Estoy en un pueblo de 2.000 personas, la vida es muy tranquila, hay un restaurante, una panadería y el club.

— ¿Qué hacés en el día a día?

—Me levanto y voy al gimnasio del club, el paisaje que hay es tremendo. La majestuosidad de las montañas en impresionante.

— ¿Comida típica?

—Está el Fish and Chips y sino hacen una sopa de cordero que es típica de acá.

— ¿Cómo es el costo de vida?

—Es alto pero los sueldos también lo son.

—¿De la cultura que podés decir?

—No te sabría decir, lo que te puedo indicar es que son muy unidos y que de distinta forma a la nuestra la reman. Me acuerdo del debut en el que perdimos y el capitán en su idioma comenzó como a dar un discurso en el que todos se empezaron a golpear el pecho y se abrazaban.Tienen un plus como nosotros.

—¿Tuvo algo que ver la Eurocopa?

— Sí, cambió toda la selección. La figura es Sigurdsson, es él y diez más.

—¿Sentís que creciste en lo deportivo?

— En Uruguay nunca tuve continuidad, acá jugué 50 partidos esta temporada, 30 en Nueva Zelanda.

—¿Qué hacés el día del partido?

—Trato de desligarme, hablo con mi padre cuando él intenta ver los partidos. Siempre me quedo pensando después en qué puedo mejorar.

—¿Cómo es el vestuario?

— En España habían sudamericanos y uno se acopla de manera más fácil. La música es fundamental, acá es como un trabajo de oficina aunque se disfruta cuando se gana.

—¿Sos temperamental?

—Yo me iba re caliente y acá me quedaban mirando. Nosotros somos sufridos, no puedo disfrutar una victoria.

—¿Un jugador?

— Juan Castillo, en juveniles de Defensor lo veía entrenar y se mataba. Me quedaba a verlo, es un referente. Otro es Gabriel Alcoba quien entrenaba jugadores en Maldonado, es una gran persona.

—¿Un entrenador?

— Varios, tengo muy buenos recuerdos de Mario Alles en Defensor Sporting.

También te puede interesar

Gastón Rodríguez le dio la victoria a Liga de Quito

Mathias Garcia

Gonzalo Vega: “A mitad de año podía haber vuelto a River pero desde acá no me dejaron”

Michel Maragliott

Zarfino le dio la victoria a Extremadura

Mathias Garcia