Inicio Fútbol Uruguayo Selección Nacional Las ilusiones celestes apuntan a Polonia

Las ilusiones celestes apuntan a Polonia

La selección uruguaya sub 20 disputará el Mundial de la categoría en Polonia, buscando repetir las buenas actuaciones que la celeste viene cosechando en juveniles. En la última edición, el equipo que por entonces comandaba Fabián Coito alcanzó las semifinales del torneo.

En esta oportunidad, los jóvenes liderados por Gustavo Ferreyra tras el alejamiento del mismo Coito, llevan un plantel reforzado respecto al que jugó el Sudamericano a principio de año, con mayor variante en ofensiva, y algunas apariciones en otros sectores de la cancha que se ganaron un lugar.

 

Los arqueros

 

En el campeonato que tuvo lugar en Chile, el entrenador se había inclinado por Renzo Rodríguez, que ataja en la reserva de Independiente. El ex Peñarol, alternó buenas y malas, haciendo un torneo prolijo pero mostrando alguna dificultad con los envíos aéreos. Si lo vuelven a elegir para ocupar el arco, los relevos serán Franco Israel, que se desempeña en Italia, y Mauro Silveira, con antecedentes también en categorías más chicas de Uruguay y que generalmente va al banco de Wanderers en Primera División.

 

Los defensores

 

La zaga del Sudamericano estuvo compuesta por Sebastián Cáceres y Bruno Méndez. Cáceres es un fijo de Liverpool en el torneo local, con intereses del exterior antes y después de su participación en la sub 20. Méndez fue uno de los mayores descubrimientos para el público en general en el pasado año, cuando fue convocado de apuro por Óscar Tabárez para los amistosos de la selección mayor ante Brasil y Francia, y el hombre surgido en Wanderers rindió de buena manera. Actualmente está en Corinthians. A ellos se les suma Ronald Araújo, otro que también portó la cinta de capitán en el proceso de selecciones, y que se está desarrollando en el Barcelona B, con muy buenas referencias desde España, donde ya ha sido ojeado por encargados del plantel principal.

Por los laterales se plantean variantes, con Ezequiel Busquets como posible titular en el flanco derecho, un jugador que hace tiempo es parte del plantel principal de Peñarol, con participación bastante frecuente. Emiliano Ancheta es la otra opción, habiendo realizado un buen torneo en Danubio, donde se adueñó de su sector luego de volver de la selección. Maximiliano Araújo vivió una situación similar en Wanderers, siendo considerado para ir por izquierda gracias a su muy buen despliegue físico. Edgar Elizalde, con presente en Pescara y polifuncionalidad como zaguero, es la otra opción para la parte zurda de la defensa.

 

Los volantes

 

El doble 5 titular de rendimiento más parejo fue el que integraron Nicolás Acevedo (titular en Liverpool al igual que Cáceres) y Juan Sanabria, que está en las filas de Atlético de Madrid, y al que incluso el cuerpo técnico de Diego Simeone lo tiene bien considerado por su buen físico y practicidad con la pelota. Para el sector central de la cancha, Uruguay tiene otros dos nombres con buen presente en el Apertura: Francisco Ginella de Wanderers y Martín Barrios de Racing, con características similares entre sí: buen pie y prolijidad para participar en la tenencia de la pelota.

Los mediocampistas ofensivos de la lista de Ferreyra sumaron dos nombres importantísimos para esta cita: los Rodríguez, Brian y Santiago, de Peñarol y Nacional respectivamente. El aurinegro se ha transformado tal vez en el jugador más desequilibrante de los carboneros, por su capacidad de jugar el uno por uno volcado hacia la izquierda o la derecha. El tricolor, fue la manija durante este semestre desde que lo utilizó primero Eduardo Domínguez y más tarde, Álvaro Gutiérrez. En un torneo donde a Nacional le costó encontrar su juego, el chico de las formativas fue el más regular. A ellos hay que agregarle el nombre de Tomás Chacón, que fue al Sudamericano pero sin mucha participación, donde dejaba dudas si por su pequeño físico podía rendir a nivel internacional. Marcelo Méndez lo ha utilizado estos meses en Danubio y el oriundo de Soriano se ha transformado en determinante para la ofensiva de su equipo. Emiliano Gómez de Defensor, con su capacidad física como principal arma, y Juan Boselli, que repetirá experiencia mundialista, son más variantes para que el entrenador pueda apelar a ellas en el armado de sus equipos.

 

Los delanteros

 

Esta generación ha estado escasa de poder de ataque, con problemas en Chile para convertir goles, cuando ningún centrodelantero dio la talla a lo largo de los partidos. Para ir al Mundial, van solo dos jugadores con características propias de atacantes: Nicolás Schiappacasse y Darwin Núñez. El Chapa fue el mejor de Uruguay gracias a su talento y experiencia, y será la principal referencia en ofensiva. Darwin, por su parte, cuenta con la confianza de su entrenador en su club, Diego López, que lo ha utilizado en partidos de Peñarol en la Copa Libertadores, tratando de explotar las cualidades de un jugador que parece tener en lo anímico a su principal dificultad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here