Segunda B Nacional

Gastón Centurión: “Salir campeones fue un premio”

Se levanta a las 4 de la mañana para ir a trabajar al mercado; deja a su hermano en la feria y se va a entrenar; luego vuelve a buscarlo. El capitán de Bella Vista cuenta el sacrificio de mezclar el fútbol y el trabajo.

De miércoles a domingo, Gastón comienza su rutina a las 4 am. Como ya es sabido, la “C” es una divisional amateur y nadie tiene una ganancia económica jugando aquí. “Mi hermano tiene un puesto en la feria y yo lo ayudo. Me levanto a las 4 de la mañana, lo acompaño a buscar la mercadería, lo dejo en la feria y me voy a entrenar. Nosotros arrancamos la práctica 8.30; después del entrenamiento vuelvo a buscarlo”.

Él dice que, hay que hacer el sacrificio y se toma ambas cosas con total seriedad, “no importa si llueve o hace calor, no falto a trabajar ni a entrenar, cumplo con las dos cosas sí o sí. Es difícil mezclar el trabajo y el fútbol, sobre todo por los tiempos”. Con respecto a esto él es realista: “Voy a mantener el fútbol lo más que pueda, porque por más que sea lo que me gusta, también tengo responsabilidades”. Lo más temido por los futbolistas en la segunda B son las lesiones, pues al otro día hay que cumplir con el trabajo.

Tiene 7 hermanos y una hija de un año y medio que es el motor de su vida. Hizo juveniles en Sud América y Progreso hasta que con 15 años llegó a Bella Vista. En el papal logró jugar en la A. “El año que me subieron a primera nos salvamos del descenso, pero al año siguiente bajamos a la B y pasó todo lo de la desafiliación. Ahí me fui a jugar al interior; estuve 3 años en Fray Bentos hasta que me llamaron para volver al club y dije que sí”.

Para la vuelta al fútbol de AUF, lo hicieron llamando jugadores que ya habían formado parte del club buscando tener presente el sentido de pertenencia. Para el capitán ese llamado no solo significó una chance de volver a jugar, sino que además lo tomó como un reencuentro con viejos compañeros de juveniles: ”Me quise dar otra oportunidad porque me sentí a tiempo como para volver a jugar. Además de reencontrarme con compañeros de juveniles y con el DT, porque a Cóccaro ya lo había tenido en 3ª y 4ª, estaba bueno. Aparte al club le tomé muchísimo cariño por todo el tiempo que estuve acá”.

A nivel directivo, cuenta Gastón que se trabaja muy bien. Se comenzó un proyecto desde juveniles buscando formar jugadores, que si bien llevará su tiempo está encaminado. Aun así, existen muchas deficiencias sobre todo por las deudas que arrastra el club. “Lo bueno es que a nosotros nunca nos prometieron nada. Desde el primer llamado nos plantearon cual era la situación y nosotros aceptamos. Tratamos de ser lo más profesionales posible porque hay una infraestructura que nos lo permite, entrenamos todos los días llueva o no, tenemos la sede y el complejo a disposición”.

Este año el plantel tuvo la incorporación de Adrián Berbia que a los 40 años decidió volver a su casa. El “gallego” es un referente para el equipo. “El año pasado no nos fue tan mal, pero éramos todos jóvenes y con poca experiencia. Este año sumamos a Adrián que nos da tremenda mano ordenando, hablando, en el día a día aporta mucho, por la seriedad que tiene y la experiencia. Él a veces ve cosas que nosotros no y eso nos ayuda un montón”.

El pasado 2 de setiembre, Bella Vista se coronó Campeón del torneo apertura. Al preguntarle a Gastón por ese día sonríe y describe el trofeo con una palabra: Premio. “Se sintió muy bien salir campeones, pero más que nada yo creo que fue un premio. Un premio para todos los que formamos parte del club. Para la hinchada, porque había gente muy emocionada de ver al equipo levantar una copa después de estar tanto tiempo sin jugar. Para nosotros por el trabajo que venimos haciendo. Para los directivos y los que trabajan cuidando la cancha, arreglando el alambrado, cortando el pasto, tratando de tapar como sea las carencias que tenemos”.

En la última fecha el papal venció a Canadian Keguay 3 – 0 y se quedó con el título de la primera parte del campeonato. Al preguntar qué partido disfrutó más este año no duda en responder que fue ese, aunque fue difícil, como cada uno de los encuentros que se jugaron: “Fue un partido duro, se sufrió como todos. En todos los cuadros se ve trabajo y buen juego. El año pasado fue mi primer año en la divisional, pero este año yo creo que se mejoró muchísimo. A nivel organizativo también, ahora tenemos los miércoles más tardar la fijación de la fecha, sabemos con tiempo los jueces que nos toca, las canchas y los horarios, eso es bueno destacar”.

Foto: Gentileza de Departamento de Prensa C.A.Bella Vista

Los escenarios de la divisional no son los mejores, ni a nivel de campo de juego, ni vestuarios, ni tribunas. Muchas veces, se fijan varios partidos por fin de semana en una misma cancha, y eso empareja para abajo. Muchos equipos han mostrado una idea de juego, pero a veces la cancha no permite un buen desarrollo. Canchas duras, con pasto muy largo, o, por el contrario, canchas de tierra o con arena. Consultado por el tema él dice: “Nosotros entrenamos en el complejo que está al mismo nivel de cualquier cancha, pero cuando toca una cancha linda, cambia, podes intentar jugar a otra cosa.”

El objetivo principal para el equipo era competir. “Obvio que cuando competís, querés ganar. Más cuando ves todo lo que hay atrás, el hecho de venir todos los días, sacrificar cosas, familia y trabajo, eso pesa, cuando salís a la cancha lo haces para ganar, pero el ascenso no es un objetivo establecido, si se da mejor.” dice Centurión. A nivel personal no tiene grandes sueños, pero sí aspira a volver a jugar de forma profesional: “Yo pienso volver a jugar profesionalmente. También sé que entra en juego la edad. Si bien tengo 25 años, llega un momento que sabes que vas quedando para atrás, siento que estoy en el límite para seguir peleando por eso”.

Mientras tanto, Bella Vista cumplió ayer 98 años de vida; teniendo asegurado estar en la pelea por un lugar en la final por el ascenso y sabiendo que, además está en el bolillero de los primeros en la tabla anual. Este fin de semana tendrá un rival durísimo como es La Luz en el estadio Víctor Della Valle desde 15.30.

Related posts

Todo sigue igual

Franco Saxlund

Nicolás Correa: “En la C no vivo del fútbol, vivo para él, pero me encanta”

Leave a Comment