Un apellido histórico que busca hacerse su propio nombre, y tendrá en este Metro su primera oportunidad profesional tras regresar de Estados Unidos. En Rookies, el León playero, Lucas Capalbo.

El básquetbol en las venas, un inminente amor por la naranja: “Comencé a jugar en los premini de Malvín a los seis años. Al ser hijo de un jugador era difícil que no quisiera picar una pelota. Siempre estuve rodeado de básquetbol y mi padre me preguntó si me gustaba la idea de empezar en Malvín”. Sobre su temprano anhelo de ser profesional nos dijo: “Desde muy chiquito siempre tuve la idea de vivir del deporte, es algo que me apasiona y si se me da la oportunidad me gustaría dedicar mi vida a ello”.

Según nos comentó, son muchos los entrenadores que lo marcaron: “Agustín Iglesias fue el primero que tuve en este deporte. El Chato Martínez, fue con el que me tocó compartir más tiempo y me ayudo un montón”. También mencionó a Enrique Parrella y Pablo López, que si bien no fueron técnicos directos del jugador, lo potenciaron en su proceso formativo. Además, remarcó la importancia de otro factor fundamental en la formación de los juveniles “tampoco puedo olvidarme de los profes Florencia Somma y Tabaré Papariello que me ayudaron un monton para poder estar en mi mejor forma física posible”.

Sobre sus inicios concluyó: “Creo que fue un proceso formativo muy bueno, tanto en lo deportivo como en lo humano, fue de las etapas más lindas en mi vida”.

Lucas viajó a Estados Unidos para hacer el último año de Highschool y luego consiguió una beca en un Junior College de Texas, donde disputó la Western Junior College Athletic Conference de la NJCAA. Al pedirle que lo compare con el nivel basquetbolístico de nuestro país afirmó: “Las diferencias más grandes son la capacidad atlética de los jugadores, la alta intensidad, el tamaño, y porcentajes de tiro altísimos. Es un básquet muy diferente, muy físico, y carece de conceptos colectivos en comparación con el FIBA”.

Acerca de su actuación personal allí expresó: “Creo que tuve un buen rendimiento en las oportunidades que se me presentaron. En highschool fue más anotando y liderando al equipo, y en College más organizando, generando con rompimientos, y embocando algún tiro abierto. Fue algo muy positivo aprender diferentes roles”. Además, agregó: “Me ayudó a mejorar más la verticalidad para jugar, la intensidad, la agresividad para defender, los porcentajes de tiro y el jugar contra gente de mayor tamaño”.

Lucas se describe como un base explosivo, con capacidad de generar juego y de anotar, destacando su velocidad, el tiro de tres puntos y el dribbling. “Gracias a la defensa del lado de ayuda, y el jugar con gente más grande, puedo adaptarme a roles diferentes a los que tenía en formativas”.

Al preguntarle sobre sus referentes nos respondió: “Kobe Bryant siempre fue mi ídolo más grande junto a Allen Iverson”. Acerca sus modelos a seguir, agregó: “Facundo Campazzo es con quien puedo reflejar mi juego”.

Catch & Shoot

  • Un apodo: Luqui, Luquitas, Enano.
  • Un hobbie: Surf.
  • Un juego de play: Fortnite o Call of Duty.
  • Un juego de caja: Monopoly
  • Un juego de cartas: Truco.
  • Una serie: Outer Banks o Arrow.
  • Un programa de TV: Drake & Josh.
  • Un cantante o banda: Mac Miller.
  • Una canción: Ji Ji Ji (Los redondos)
  • Una comida: Asado.
  • Una red social: Instagram.
  • Una cábala: Nada en concreto, si algo me sirve lo repito. Repetir a lo largo del día una rutina en un dia que haya tenido un buen juego. Misma vestimenta de juego a veces tambien (fuera de lo que es el uniforme).
  • Un entrenador: El Chato (Martínez), fue con el que compartí más tiempo.
  • Un referente en tu puesto: Facundo Campazzo.
  • Un ídolo: Kobe Bryant.
  • Dos amigos para un 3x3: Santi Vescovi, Nacho Xavier.
  • Una Liga en que te gustaría jugar: Euroliga.
  • Tu mejor anotación: 42 si mal no recuerdo.
  • El jugador que más te costó defender: DJ Horne.
  • A quién le darías la última bola: Depende mucho quien este bien en el momento y otros factores, pero creo que Santi Massa de 3 puntos.

El base oriundo de Malvín se encuentra estudiando fisioterapia. El jugador remarca una gran diferencia a la hora de compatibilizar el estudio con el deporte: “En Estados Unidos es un poco más fácil porque estudias en el mismo lugar en el que jugas, y está todo pensado para que puedas hacer las dos cosas. Acá en Uruguay es por separado”.

Entre actividades educativas y deportivas, Capablo nos cuenta acerca de lo que le gusta hacer en su tiempo libre: “Por el momento puedo no puedo ya que me tengo que cuidar para el campeonato, pero me gusta ir a surfear”.

La vida profesional y los sacrificios para perseguir sus sueños: “Son muchas las cosas que tuve que dejar de lado, la primera y más dura fue dejar el fútbol. Después se le sumaron las salidas con amigos, las fiestas y las vacaciones. La alimentación fue otro hábito que tuve que cambiar”.

En medio de la incertidumbre debido a la pandemia, Javier Espíndola lo invitó a entrenar en 25 de Agosto y jugar El Metro le pareció “una buena oportunidad”.

Mientras que aclara que su meta personal es ayudar al León desde donde le toque, afirma que: “Los objetivos del equipo son construir una buena química y adoptar la idea del entrenador lo más rápido posible en un torneo corto. Después vamos a ir partido a partido intentando construir la mejor versión del equipo”. Acerca de su rol, explicó: “Se va a basar en ordenar y generar juego para mis compañeros a partir de mi velocidad”.

“Javier no es un entrenador que no me permite hacer determinadas cosas dentro del juego, me pide que juegue y haga lo que sé hacer, y después me hace pensar en qué decisiones ir tomando en el juego” dijo sobre el experiente coach. Acerca del plantel, expresó: “La preparación viene muy bien más allá de que sea muy atípica. El equipo se está conociendo, y está muy unido”.

Llegando al cierre, nos habló sobre sus objetivos a futuro: “a corto plazo busco lograr la mejor actuación posible en este Metro. A largo plazo no te sabría decir, me gusta ir de a poco con objetivos cortos”. Para finalizar, concluyó: “Sueño con ser profesional, lograr la mejor versión de mí, y poder inspirar a otros. Fuera del deporte me gustaría tener un título, y en el futuro construir una familia”.

"Lucas es un jugadorazo, con mucho potencial de desarrollo pero también con realidad actual como para impactar en el Metro. Es físico, potente y explosivo, posee capacidad defensiva, velocidad y agresividad. Tiene un gran tiro exterior y recursos en rompimiento. Su trabajo actual apunta a mejorar su conocimiento del juego y la conducción del equipo. Lo hace muy bien y, creo, está para sorprender en este torneo".
Javier Espíndola
Entrenador de 25 de Agosto
agosto 12, 2020

Rookies: Lucas Capalbo

[…]
agosto 3, 2020

Rookies: Marcelo Rosas

[…]
julio 29, 2020

Encontró el gol

[…]
julio 26, 2020

Regreso carbonero

[…]
julio 24, 2020

Retorno en puerta

[…]
julio 22, 2020

Rayo renovado

[…]
julio 22, 2020

Mismos resultados

[…]
julio 17, 2020

Formato express

[…]
julio 8, 2020

Última etapa de la preparación

[…]
julio 5, 2020

De campeón a campeón

[…]
julio 1, 2020

Fin del semestre

[…]
junio 18, 2020

No va más

[…]
marzo 16, 2020

Se hace larga la espera

[…]